Portada    Cerámica Artística y Acuarelas   
  Acuarela: Técnicas de trabajo.
Cerámica:
 
Acuarelas:
 
 
Google

Superposición de coloresMuchas veces se ha considerado a la acuarela como un arte menor, nada más lejos de la realidad, la acuarela es una forma de pintar que necesita de los conocimientos de una técnica y mucha práctica. Todo lo que se aprende teóricamente, sin práctica, raras veces sirve y perdura.

La verdadera grandeza de la acuarela, respecto a los demás procedimientos pictóricos, reside en la transparencia de sus aguadas.

Los distintos temas se pueden resolver de diferentes formas:
De una manera espontánea sobre el papel sin previa preparación, sin haber dibujado o delimitado ninguna superficie, ejecutando pinceladas decididas resueltas de color. Otros sistemas más preconcebidos, se inician con un dibujo a lápiz (normalmente blando) y, después, se van coloreando las distintas superficies o planos, utilizando métodos diversos, según cómo se haya planteado la resolución. Goteo sobre papel húmedo

Una de las técnicas más usadas es la del papel mojado, también se conoce como acuarela húmeda. Consiste en mojar o humedecer el papel sobre el que vamos a pintar y, a continuación, con el pincel bien cargado de color damos pinceladas, horizontales, suaves, inclinado el papel para que corra el color consiguiendo un degradado. Después, y una vez seca la primera capa, se pueden superponer (1) distintos baños. Si los baños anteriores no se han secado se mezclaran los colores, produciendo, la mayoría de las veces, efectos no deseados. Mientras que el papel esté húmedo, si añadimos colores o tintas, tenderán a expandirse, obteniendo unos efectos muy interesantes. Se puede hacer por medio de goteo (2), o bien añadiendo colores con el pincel e inclinando el papel en la dirección que queramos para que corra el color (3) .

Otra es la utilización del color en el papel completamente seco, también se conoce como acuarela seca. Se aplican baños tenues, superponiendo uno sobre otro, cuando esté seca la capa inferior. También se podrían emplear colores intensos y finales. En la resolución de un tema, normalmente, se emplean ambas técnicas, la acuarela húmeda para cubrir y colorear grandes superficies, segundos planos, cielos, etc., y la segunda para resaltar primeros planos.

La aplicación de un color sobre otro ya seco, las superposiciones, tienen una gran importancia en la acuarela. Se considera uno de los procesos necesarios para añadir calidades abstractas al color. El color básico, color general o de fondo, influirá en todos los colores transparentes que le superpongamos. Fusión de colores sobre papel húmedo

Por regla general, en las superposiciones, se debe aplicar primero el color más cálido, por ejemplo, para obtener un color anaranjado, pondremos primero el color rojo y, una vez seco, superpondremos el amarillo (observad fig. 1); para el violeta, primero bañaremos con color rojo y después con el azul. Cuando se actúa al revés, ponemos primero el color frío y a continuación el cálido, el resultado es totalmente diferente. El color frío neutraliza al cálido ensuciándolo. Cuando un color resulte opaco o apagado y queremos darle luminosidad, se deberá velar con una tinta más luminosa y transparente.

El color y sus mezclas.
No todos los colores deben o pueden mezclarse por ejemplo los cadmios no deben mezclarse con el verde esmeralda ya que sus resultados son malos. Los amarillos de cromo descomponen los colores con los que son mezclados. El azul ultramar no debe ser mezclado con el amarillo de cromo, el carmín de alizarina con el verde esmeralda. El bermellón, (sulfuro de mercurio) no debe mezclarse con colores de plomo. El violeta de cobalto no debe se mezclado con los ocres ni el rojo cadmio con el Viridian o Prusia.
Entonces...¿Cuáles debemos mezclar? a continuación reseñamos algunas mezclas que debemos hacer para conseguir algunos colores, por ejemplo: la mezcla de ocre con cobalto nos da verdes y, según la proporción, grises. Para verdes más intensos, utilizaremos los cadmios y el siena natural con el azul ultramar. El verde resultante con el cobalto es cálido... Los tonos grises y oscuros se obtienen con la mezcla del carmín de alizarina con el negro o el carmín de alizarina, con el cobalto y el cadmio claro, nos dan tonos grises de distintos colores según predomine uno u otro. El siena tostado es excelente para las sombras. El cobalto es muy útil para los verdes y para las distancias suaves con rojo cadmio, siena u ocres, empleándose para los cielos. Los violetas se obtienen mezclando los azules con rojos, el rojo de cadmio y el cobalto producen un violeta cálido y suave. En líneas generales diremos que para obtener buenos colores deberemos mezclar dos colores, siempre teniendo en cuenta que deben ser de igual tendencia en temperatura, de los contrario, si mezclamos dos colores de tendencia opuesta obtendremos unos colores terciarios sucios, sin vida.
La representación de los seis colores espectrales a partir de colorantes es tarea harto difícil, se puede conseguir, por aproximación con los pigmentos de acuarela utilizando, para el amarillo, el cadmio limón, para a partir del cadmio oscuro, para el rojo, rojo escarlata, para el verde, el viridian con un punto de cadmio claro, para el azul, cobalto con un poco de ultramar y para el violeta, el violeta de cobalto.

Clasificación del color.
Los colores se dividen en tres grupos: primarios, secundarios y terciarios.
Los colores primarios a su vez se clasifican en cálidos y fríos, a saber:
- Primarios básicos: Amarillo, rojo y Azul.
- Primarios cálidos: Cadmio claro, Rojo cadmio y Azul cobalto.
- Primarios fríos: Cadmio oscuro, Carmín de alizarina y Azul ultramar.
Los colores secundarios se obtienen de la mezcla de dos colores primarios y, según la proporción de cada uno, nos darán los siguientes colores:
Mezcla del Amarillo con el Rojo nos daría gamas de los siguientes colores:
- Amarillo naranja, Naranja y Rojo naranja.
De la mezcla del azul con amarillo obtendremos los siguientes colores:
- Azul verde, Verde y Verde amarillo.
Con la mezcla del rojo y el azul obtendremos los siguientes colores:
Azul violeta, Violeta y Violeta rojizo.
Los Colores Terciarios se forman por dos complementarios, tres primarios y dos secundarios, obteniéndose grises, pardos, azulados y verdosos, variando los tonos según las proporciones.
De la mezcla de un primario con un secundario, por ejemplo el Amarillo con el Violeta, obtendremos grises pardos.
De la mezcla de los tres primarios, Rojo, Azul y Amarillo obtendremos grises azulados.
De la mezcla de dos secundarios, por ejemplo el Violeta con el Naranja, obtendremos grises verdosos.
Todos ellos se pueden aclarar añadiendo agua u oscurecer añadiendo negro.

Últimas consideraciones y consejos:
1º.- El color es relativo en si mismo ya que siempre está influenciado por el color que le rodea.
2º.- En las superposiciones se debe aplicar primero el color más cálido.
3º.- La luminosidad se obtiene, cuando aplicamos baños bien mezclados con pocas pinceladas y de la manera más simple.
4º.- Carles Haes, siempre recomendaba a sus discípulos entornar los ojos para ver sin detalles, apreciando así todas las partes del cuadro simultáneamente.
5ª.- Como regla general hay que hacer notar que todos los colores, a medida que se alejan, tienden a fundirse en un gris neutro.
6º.- La imagen que habremos de expresar es la impresión atmosférica y luminosa que captan nuestras percepciones.
7º.- Tengamos siempre presente que cuanto mayor sea la extensión del área pintada, más neutra habrá de ser su coloración. Los colores puros deben ser evitados en los fondos. Conjúguense colores cálidos y fríos con el fin de que se equilibren mutuamente, si las luces son cálidas las sombras tendrían que ser frías y viceversa.

¡Feliz Experiencia!

Inicio de página

Esta página pertenece a la web Cerámica artística y acuarela. © 2003 A. Romero Luengo