SAVATER, Fernando (1997). "El valor de educar". ARIEL. Barcelona.

¿Por qué este libro?

Pues porque desde mi punto de vista marca un hito tanto en el fondo como en la forma de explicar lo que es la Educación y además porque coincido con los puntos de vista expuestos por el autor que para empezar se resumen en dos:

  • Hay que tener VALOR para dedicarse a la Educación teniendo en cuenta como está el patio y las numerosas dificultades que este trabajo conlleva. Aquí no sirven ni los obedientes burócratas ni los tecnócratas curriculares, aquí hace falta valor, coraje, pasión, entusiasmo, fe, optimismo, alegría y...
  • La Educación tiene VALOR en sí porque es la que nos permite transformar, cambiar y mejorar la realidad que nos rodea, al mismo tiempo que cambiamos, nos transformamos y nos mejoramos a nosotros mismos y a nuestros semejantes...

Pero hay más razones, que para conocerlas ¡HAY QUE LEER EL LIBRO!, así que mejor es que abandones esta página y apagues el ordenador no sin antes darle un vistazo a estas citas (1):

"...en cuanto educadores no nos queda más remedio que ser optimistas, ¡ay! Y es que la enseñanza presupone el optimismo tal como la natación exige un medio líquido para ejercitarse. Quién no quiera mojarse, debe abandonar la natación; quién sienta repugnacia ante el optimismo que deje la enseñanza y que no pretenda pensar en qué consiste la educación. Porque educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender y en el deseo de saber que la anima, en que hay cosas, (símbolos, técnicas, valores, memorias, hechos...) que pueden ser sabidos y que merecen serlo, en que los hombres podemos mejorarnos unos a otros por medio del conocimiento..." (Cap. "CARTA A LA MAESTRA" pág. 18)

"...no es lo mismo procesar información que comprender significados... ...porque el significado es lo que yo no puedo inventar, adquirir ni sostener en aislamiento sino que depende de la mente de los otros... (por eso) ...la verdadera educación no sólo consiste en enseñar a pensar sino tambien en aprender a pensar sobre lo que se piensa..."(Cap. 1 "EL APRENDIZAJE HUMANO". pág. 32)

"...Sucede además que separar la educación de la instrucción no sólo resulta indeseable sino también imposible, porque no se puede educar sin instruir ni viceversa... ...la enseñanza nos adiestra en ciertas capacidades que podemos denominar cerradas, algunas estrictamente funcionales como andar, vestirse o lavarse y otras más sofisticadas, como leer, escribir, a realizar cálculos matemáticos o manejar un ordenado... ...las capacidades abiertas, en cambio, son de dominio gradual y en cierto modo infinito. Algunas son elementales y universales, como hablar o razonar, y otras sin duda optativas, como escribir poesía, pintar o componer música. Pues bien, sin duda la propia habilidad de aprender es una muy distinguida capacidad abierta, la más necesaria y humana quizá de todas ellas... ...De modo que lo importante es enseñar a aprender. (Capítulo 2. "LOS CONTENIDOS DE LA ENSEÑANZA" Págs. 47-50)

"...es preciso comprender que la desaparición de toda forma de autoridad en la familia no predispone a la libertad responsable sino a una forma caprichosa de inseguridad que con los años se refugia en formas colectivas de autoritarismo..." (Cap. 3 "EL ECLIPSE DE LA FAMILIA". pág. 67)

"...La cultura no es algo para consumir, sino para asumir. Y no se puede asumir la cultura, ni entender su evolución y su sentido, ni precavernos de quienes quieren convertirla en pura mercancía, si se la desliga totalmente del trabajo creador que la produce y de la disciplina que resulta indispensable para acometerlo..." (Capítulo 4. "LA DISCIPLINA DE LA LIBERTAD". Pág. 106)

"...La virtud humanista y formadora de las asignaturas que se enseñan no estriba en su contenido intrínseco, fuera del tiempo y del espacio, sino en la concreta manera de impartirlas, aquí y ahora. No es cuestión del qué, sino del como...". (Capítulo 5 ¿HACIA UNA HUMANIDAD SIN HUMANIDADES?. Pág. 119)

"...La educación humanista consiste ante todo en fomentar e ilustrar el uso de la razón, esa capacidad que observa, abstrae, deduce, argumenta y concluye lógicamente..."(Capítulo 5.¿HACIA UNA HUMANIDAD SIN HUMANIDADES?Pág. 134)

"...vivir en una sociedad plural impone a asumir que lo absolutamente respetable son las personas, no sus opiniones, y que el derecho a la propia opinión consiste en que ésta sea escuchada y discutida, no en que se la vea pasar sin tocarla, como si de una vaca sagrada se tratase. Lo que el maestro debe fomentar sus alumnos no es la disposición establecer irrevocablemente lo que han elegido pensar sino la capacidad de participar fructíferamente en una controversia razonada..." (Capítulo 6. EDUCAR ES UNIVERSALIZAR. Página 158).

"...La enseñanza no puede ser un bien más de los que se ofrecen en el mercado. Si así fuera, no había más que reproducir aquello que los liberales como usted y yo queremos dar oportunidad de superar a los nuevos individuos: las desigualdades de origen existentes. Los pudientes contarían con buenas escuelas bien remuneradas, con los mejores profesores y medios, con establecimientos excelentes próximos a los hogares que habitan sus hijos. Los pobres, en cambio, no tendrían derecho más que a escuelas tan pobres como ellos mismos, a las únicas que aceptarían instalarse en los barrios económicamente menos prometedores, gestionadas por santos de la resignación social o de la frustración profesional. Sería una auténtica vergüenza y un atentado inequívoco contra la libertad democrática, que un recorte de recursos estatales deteriorase la enseñanza pública hasta el punto de hacer irremediable el triunfo social de la privada...".(Epílogo. CARTA A LA MINISTRA. Páginas 177-178)

http://usuarios.tripod.es/masvalor/Libros/libroelvalor.htm