Resolución de conflictos:
fases
 
Orientarse positivamente delante del problema.

Asumir que el hecho de tener problemas es una situación normal e inevitable.

Identificar y reconocer las causas del problema.

Inhibir respuestas anteriores que se ha demostrado que son poco útiles para solucionar conflictos

Definir el problema

Delimitar y formular el conflicto que se está experimentando.

Buscar los hechos relevantes del conflicto y describirlos de la manera más clara posible

Idear alternativas

Producir el mayor número de soluciones alternativas, que aporten la mayor cantidad y variedad posible de opciones

Valorar las alternativas y tomar una decisión.

Valorar críticamente las diferentes soluciones alternativas.

Decidirse por una solución, atendiendo a dos criterios: la consideración positiva de las consecuencias que se deriven y la posibilidad real de realizarla.

Aplicar la solución tomada.

Poner en práctica la decisión que se ha tomado: prever los pasos que se seguirán para realitzarla, así como los mecanismos de control para valorar la eficacia.

Valorar los resultados.

Valorar los resultados obtenidos de la solución que se ha considerado la más adecuada. Si no son satisfactorios, se inicia de nuevo el proceso de búsqueda de soluciones.

PUIG, J.MĒ. i MARTÍN, X. L'educació moral a l'escola. Teoria i práctica. Ed. Cat.: Edebé, 2000 ( pàg. 156)