Características de la sociedad actual que provocan cambios en la adquisición de valores
HERNANDO, Mª Ángeles
. Estrategias para educar en valores. Propuestas de actuación con adolescentes. Ed. CCS,madrid,1999
Características de la sociedad
Cambios en las valoraciones
El cambio acelerado y permanente en los aspectos económicos, tecnológicos y sociopolíticos.

Cultura de lo efímero y transitorio frente a lo estable y duradero de tan sólo unas décadas.

Pluralismo, debilidad de creencias, relativismo moral, carencia de ideologías.
Cambios de perspectiva en la captación de valores fundamentalmente humanos
Efecto recíproco. La cultura produce un impacto en la economía, la sociedad y la política y el cambio económico y sociopolítico hace su impacto en la cultura

Transformación de normas y culturas

Las tecnologías más sofisticadas que poseemos provocan un enriquecimiento y aumento de bienes de consumo.

Imponen unos valores materialistas, económicos y competitivos.El bienestar material El "tener" más importante que "el ser"

Los avances científicos y tecnológicos han aumentado las desigualdades

Conductas insolidarias, xenófobas y de incomprensión.

Los avances en los medios de comunicación

Sirven en muchas ocasiones, para propagar valores de tipo consumista, controvertidos, olvidando por completo valores como la solidaridad, la familia, el trabajo

Los problemas ocasionados por estos cambios tan drásticos, han roto en buena parte el sistema de creencias heredadas del pasado sin ofrecer otras a cambio.

Malestar humano
Dudas
Desesperación
Desorientación de conducta

Documents relacionats

Ens hem d’educar per tal de ser realment capaços d’actuar com a ciutadans en plenitud, de participar, de dissentir, de denunciar, d’aplaudir, però no perquè ens diguin que ho hem de fer, no perquè algú ens doni instruccions com si només fóssim marionetes. "Ho faig perquè vull, perquè he reflexionat, he meditat".
Ens diuen que som a la societat del coneixement, però no és pas veritat. Som a la societat de la informació.

Vivim en un moment en què normalment només som espectadors, receptors d’informació. Ens diuen que som a la societat del coneixement, però no és pas veritat. Som a la societat de la informació. Hi ha alguns ciutadans privilegiats i tenim uns mitjans d’informació fantàstics, però són mitjans d’informació, no de coneixement; hi ha una gran diferència.
El coneixement és el que es produeix com a conseqüència de la reflexió, del pensament...
...hem d’educar per a conèixer, per a ser.

El coneixement és el que es produeix com a conseqüència de la reflexió, del pensament, i es converteix en una resposta personal. Tenir aquestes respostes personals, tenir aquesta posició personal, aquesta sobirania personal, fer el que jo vull i no el que em diuen que faci, actuar d’acord amb el meu coneixement i no amb el que em puguin dir des de fora és fonamental perquè hi hagi aquesta participació ciutadana, perquè els ciutadans puguin ser agents i factors d’una democràcia autèntica, genuïna. Però això ho hem d’educar des del primer moment; hem d’educar per a conèixer, per a ser.
...hem d’aprendre a conèixer, a fer, a ser i a viure junts.

L'educació, base de la democràcia
Federico Mayor Zaragoza
http://www.xtec.es/serveis/crp/a8930014/crp/textos/opinio1.htm

Generacions sense recursos personals

También podríamos globalizar la educación, que es la clave para el desarrollo, para el consenso y para la paz. Pero claro esto no interesa nada, por eso, mientras en Porto Alegre se discutía sobre la situación de las mujeres o la explotación de niños, en Nueva York no se hablaba más que de dinero y negocios.

José Luis Sampedro. Manuel Díaz Prieto

"… Vivimos en un estado paternalista que ha generado un ciudadano criticón ( que no crítico), pasivo, apático y mediocre; alejado de todo pensamiento de libre iniciativa, responsabilidad o empresa creadora. Un ciudadano que no se siente protagonista de su vida política, ni tampoco de su vida moral, cuando lo que exige un verdadero estado de justicia es que los ciudadanos se sepan artícifes de su propia vida personal y social "

Cortina, 1995

Sólo los paranoicos sobreviven y, claro, si esto es cierto en la competición por el trabajo y por seguir viviendo, la gente toma distancia personal para no desconfiar de todo el mundo: la abstención política es autoprotección, la marginalidad quizá también. Protección ante la paranoia. Hay que estudiarlo'. Humm. Humm.

Descríbame un carácter paranoico, le pido. 'Rígidos. Desconfiados. Megalómanos. Siempre creen tener razón; por ello piensan que los que discrepan son enemigos, no gente con otras razones. Desarrollan razonamientos lógicos a partir de falsos puntos de partida y acaban convencidos de tener la verdad. Poseen gran poder de convicción con el que arrastran a los demás. No pueden imaginar que los otros sean confiados porque ¡creen que todos los seres humanos son paranoicos! Ante algo así hay que protegerse, alejándose de esa cultura que ha invadido lo público; la abstención, la marginalidad, expresan descontento'. Callamos. Repasamos una lista de nombres: entre otros, salen Bush, Sharon y Arafat. Hay muchos más.

La marea estupefacta . Margarita Rivière

Detrás de esta conflictividad se encuentra, como señala la catedrática de Psicología de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, María José Díaz-Aguado, la incompatibilidad entre el modelo tradicional de enseñanza y las nuevas demandas de la sociedad. Díaz-Aguado explica que 'los adolescentes disponen de muchas fuentes de información y han aprendido que el autoritarismo ya no funciona' y que 'el problema es que son conscientes de sus derechos,pero aún no lo son de sus deberes'. Esta experta añade que 'el autoritarismo no ha sido sustituido por la autoridad democrática, sino por el laisserfaire (el dejar hacer)'.

Los expertos piden que los maestros se formen para atajar la violencia escolar.

Es posible otra política?

la insatisfacción generalizada de la sociedad no es problema de más dinero ni más protección social, sino de déficit de valores y de convicciones profundas. Lo que todos temen es que las protestas sean sólo la punta de un misterioso iceberg.

Es posible otra política?

A la luz de los casos ocurridos en distintos países, ¿cree que la violencia escolar tambien se ha globalizado?

-Es verdad que si la sociedad es violenta, la escuela también lo sera, porque no es una burbuja aislada. De alguna manera esta traspasada de todo lo que ocurre en ella. Esa violencia debe combatirse por medio de la sociedad; no puede quedar en manos del maestro que solo puede colaborar en su medida. Un medio de acabar con la violencia no es terminar con los violentos sino con las injusticias. Las sociedades más inseguras y más desequilibradas son las mas injustas.
Entrevista a Fernando Savater . alternativa 21 - No. 7. Diciembre de 1999

La palabra ‘globalización’ es un gran hallazgo de marketing, da idea de globo que sube, de estar todos unidos en el mismo barco... Lástima que no sea verdad: hay un barco de los globalizadores y otro de los globalizados, que somos como los fumadores pasivos, que no disfrutan el fumar y además cogen el cáncer. En mi libro defino la globalización como ‘una red de centros con fuerte poder económico y fines lucrativos, cuyas decisiones dominan los mercados mundiales, usando las nuevas tecnologías y aprovechando la ausencia o debilidad de las medidas reguladoras y de los controles públicos’."

La globalización contada a un niño José Luis Sampedro


Pasividad de los padres


'Acoso moral' privado y público. Margarita Rivière.


"
Hemos vivido etapas ya más consolidadas, en las que ha sido posible <construir> un sistema, difundir el bienestar y la seguridad, normalizar la democracia, consolidar el autogobierno. Y ahora también, en casa, es patente una actitud de creciente exigencia individual.

Los italianos tienen una palabra muy precisa para definir este estado de ánimo. Le llaman "insofferenza", es decir, no poder soportar nada, no poder sufrir nada. Ni normas, ni los sacrificios que toda convivencia comporta, ni ruidos, ni las limitaciones propias de la vida, ni ninguna clase de error, defecto o insuficiencia de los demás, o del sistema social, por pequeños que sean. Todo esto acompañado de una resistencia a asumir responsabilidades. Esto no es bueno…"

Hoy, que no sólo vivimos un cambio de siglo sino también de época, de modo de producción y de organización social, que nuestro universo cotidiano son las ciudades que se transforman, se diluyen y se reconcentran a la vez, necesitamos nuevas ideas para reconstruir nuestro entorno. Pensar no es difícil, pero hay que proponérselo, además de recibir algunos estímulos externos, tener donde hacerlo y confiar en que sirva para algo.

La ciudad y las ideas. Jordi Borja

Hoy, para valorar el estado de salud de una persona hay que tener en cuenta todas sus dimensiones: la física, la psicológica, la espiritual, la social y la biográfica.

http://www.ua-ambit.org/libro132-1.htm


Cortesía
. Manuel Vicent.. Las horas paganas

Hasta la era mecánica la clave de todo el sistema educativo estaba absolutamente dedicada al ayer -«la sabiduría está en los antiguos», dice la Biblia-. La inteligencia, como cualidad abstracta, se utilizaba para conocer, no para actuar. Con la revolución industrial, el «saber» tuvo que dejar paso al «saber hacer». Pero, en su ideal científico de orden, estabilidad y equilibrio, generador de modelos de organización social, el futuro era proyección del pasado. Los modelos abstractos y conceptuales, basados en principios cuantitativos, eran traducción de un orden estable que permitía predecir el futuro en función del pasado. El eje de la educación era la enseñanza de conocimientos, con una oferta de libros de demanda cautiva, no ajena al negocio editorial, que facilitaba esta transmisión de saberes. En las organizaciones sociales, centralizadas y jerarquizadas, entre ellas las educativas, las decisiones las tomaban los que sabían: «El que sabe manda y los demás a obedecer», en correspondencia con la máxima de Alain: «Hay una enseñanza que tiene por objeto separar a aquellos que saben y gobiernan de aquellos que no saben y obedecen».

El capital humano. Ubaldo Nieto Alba
ABC, lunes, 25,2,2002-

…..Ch. Taylor(1994), se refiere a tres formas de malestar que caracterizan a la modernidad: el individualismo, la primacía de la razon instrumental y una nueva forma de despotismo. Vivimos en un mundo, dice Taylor, de aislamiento del individuo en su yo y de pérdida del interés por los demás o por la sociedad. Al centararse en su vida individual, la gente ha perdido horizontes amplios de acción y se resiste a asumir cotas de responsabilidad frente a los problemas sociales……

Pedro Otega Ruiz , Educación Moral.
Ed. CajaMurcia 1997

..hay momentos históricos en los que generaciones enteras y grandes movimientos intentan reunirse con las raíces profundas del ser, para recuperar la espontaneidad y la sencillez perdidas. ..

Es lo que hicieron …los hippies, que rechazaban la sociedad moderna, el éxito, la competencia y el dinero. Para recuperar el sentimiento de la naturaleza, la vida sencilla, el amor y la dilatación mística de la conciencia. Explosiones lujuriosas y creativas, sueños colectivos que marcan inflexiones epocales.

Pero este tipo de renovación profunda acaece también en el individuo. No podemos hacer nada hermoso y grande en el arte, en la ciencia o en la vida si no generamos estas energías. Si no nos liberamos de los hábitos, de las reglas y de los miedos que frenan y embotan nuestra mente. Si no hacemos emerger el deseo, la motivación auténtica, la vocación escondida en el fondo de nuestro ánimo. Toda creación es una revuelta, una transgresión, un despertar y un renacimiento. (88)

Ten coraje. Francesco Alberoni

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios mas altos, pero temperamentos cortos. .Autopistas mas anchas, pero puntos de vista mas estrechos

http://members.tripod.com/EMMontevideo/la.htm

…, l’educació actual de la nostra societat post-industrial tendeix a formar individus preparats en especialitats concretes, llestos per al rendiment laboral immediat, prescindint de la seva formació humanista, fet que genera sovint indiferència i insolidaritat. I és d’aquesta manera per què aquesta societat pressuposa que el treball és una de les forces més importants per assegurar el seu correcte funcionament.

En segon terme, existeixen a la nostra societat el que Jerôme Bruner denomina, molt encertadament, "anti-escoles". Són els models de conducta oferts pels mitjans de comunicació, en especial per la televisió i la publicitat (basats quasi sempre en l’exageració i explotació dels instints primaris: mimetisme, egoisme, atracció sexual), modes de tot tipus, etc. que jo en diria, en general, manipulació. Aquest conjunt d’ anti-escoles i als responsables d’aquesta manipulació col·lectiva, no els interessa de cap de les maneres una formació ètica que ajudi a reflexionar sobre què és millor per a cadascú.

La connexió d’aquests fenòmens amb el "poder", o sigui, amb aquells grups de pressió, especialment econòmics, que anònimament decideixen què hem de pensar i fer, ha propiciat el desterrament de les humanitats en general i de l’Ètica en concret.
....
Malgrat això, a la nostra societat actual tot gira a potenciar el primer instint. S’ensenya que els objectius a la vida són els diners, el prestigi, el poder i, i en definitiva, l’èxit. Però en la seva recerca s’actua amb la il·lusió de que les accions per aconseguir-ho beneficien els interessos propis, quan, paradoxalment, en realitat serveixen per a molts altres interessos que no són els nostres. D’aquí provenen les insatisfaccions i les frustracions

La necessitat de l’ ètica a la educació
Josep Mª. Recasens i el Grup Temàtic dels Col·lectius de Ciutadans, de l’Associació Ètica i Societat. http://www.upcnet.upc.es/~aei/ciutadants%20conclusions.htm#etica educacio

L´ètica està de moda, ja sigui: per excés o per defecte " la reactivació moral d'amplis sectors de la societat conviu amb una evident degradació de la vida" (5)

ANTICH,X i altres. La borsa de valors. Materials de lectura i de debat d'ètica.
Ed Magrana . Barcelona,1999

Y el sistema, ciertamente, ofrece multitud de razones para desencantarnos: la hipocresía rampante, el abuso de los poderosos frente a los débiles, las injusticias obvias y las espectaculares incongruencias. Por ejemplo, que Milosevic sea tratado como un criminal de guerra (con toda razón), mientras que Ariel Sharon pasa por ser un coleguilla un poco díscolo. No, desde luego no es fácil sentirse cómodos dentro del sistema. Es más, el sistema es un asco y hay que mejorarlo urgentemente. Y la derecha tradicional, que apoya el sistema sin matices ni críticas, no ofrece al ciudadano más espacio de intervención política que el de la náusea, que desemboca en el vómito de los partidos neofascistas.

Pero es que fuera del sistema (fuera de las convenciones democráticas) el mundo es aún mucho peor, mucho más inadmisible y carnicero

El sistema . Rosa Montero


¿Qué seguridad? . Josep Ramoneda


Epoca historica i valors


Sería absurdo ignorar que hay que compartir nuestro espacio. Por ello, al igual que sucede con los mensajes de paz que se cuelan por la red electrónica, cabe mirar el overbooking de nuestras calles con la esperanza de encontrar lo mejor de los seres humanos en turistas o en inmigrantes. Lo contrario sería, también, una espantosa guerra. Nadie lo dice, pero todos lo sabemos.

'Overbooking' Margarita Rivière

…Mutis, un hombre que ha vivido intensamente, siempre alegre y enérgico pero muy crítico y escéptico con el mundo. "El hombre ha perdido su noción de humanidad. Nos hemos convertido en sombras movidas por máquinas e instrumentos electrónicos que nada tienen que ver con nosotros", recalca, por lo que considera que el hombre "ha fracasado como especie".

El hombre ha perdido su noción de humanidad, alerta Álvaro Mutis

Milenio va, milenio viene, y la ocasión es propicia para que los oradores de inflamada verba peroren sobre el destino de la humanidad, y para que los voceros de la ira de Dios anuncien el fin del mundo y la reventazón general, mientras el tiempo continúa, calladito la boca, su caminata a lo largo de la eternidad y del misterio.

La verdad sea dicha, no hay quien resista: en una fecha así, por arbitraria que sea, cualquiera siente la tentación de preguntarse cómo será el tiempo que será. Y vaya uno a saber cómo será. Tenemos una única certeza: en el siglo XXI, y si todavía estamos aquí, todos nosotros seremos gente del siglo pasado y, peor todavía, seremos gente del pasado milenio.

Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, si detenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea. En 1948 1976, las Naciones Unidas proclamaron extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Qué tal si deliramos, por un ratito? Vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible:

Una invitación al vuelo. Eduardo Galeano
PATAS ARRIBA. La Escuela del mundo al revés


Anàlisis comparativo entre las cualidades personales que están en alza y en baja actualmente


El ascenso electoral de los partidos de ultraderecha en la Europa más rica -el último ejemplo ha sido el de Jean-Marie Le Pen en Francia- es otro síntoma del malestar de unas sociedades que temen los cambios que impone la globalización. Distintas en su origen y en los estilos, las derechas radicales explotan en su beneficio algunos miedos compartidos por la ciudadanía: la inmigración masiva y la violencia social de los nuevos marginados.

Estado de alerta en Europa . Paolo Flores d'Arcais.
El Pais. DOMINGO, 28 DE ABRIL DE 2002