Las lenguas de signos

 La expresión natural de las personas sordas

El lenguaje de signos se considera el modo natural de expresión de las personas sordas porque es congruente con sus capacidades sensoriales intactas (la vista). Como tal es útil para la comunicación y como instrumento de acceso al currículum educativo. Es también importante para la construcción de su identidad.

Cada comunidad tiene su lengua de signos

Existen muchas lenguas de signos como fruto de la interacción comunicativa entre las personas sordas de las diferentes comunidades. El nombre con el que se conoce cada idioma gestual es el de “lengua de signos...” seguido por el gentilicio de la sociedad de referencia. Se representa el nombre de cada lengua con el acrónimo correspondiente. Así por ejemplo, las personas sordas francesas se comunican mediante la “Langue des Signes Française”, conocida como LSF. En los EEUU, con la “American Sign Language” (ASL), también denominada Ameslan. En el estado español, con la “Lengua de Signos Española” (LSE). Las personas sordas catalanas se comunican con la "Llengua de Signes Catalana" (LSC). En todas las referencias lingüísticas y legales se reconoce la LSC como la lengua de signos propia de Catalunya con la que se expresan las personas sordas de nuestro país.

Que haya una gran variedad de lenguas de signos extraña a algunas personas oyentes, que se preguntan por qué no existe una de única, ya que así “todos los sordos se entenderían entre sí”. 

 La pregunta, en cambio, resulta chocante a las personas sordas, que consideran normal que cada comunidad se exprese en su propia lengua de signos, del mismo modo que lo hacen las personas oyentes con las orales. Extrañarse por el hecho de que no se use una sola lengua de signos es tanto como extrañarse de que todos los oyentes no se comuniquen entre sí en inglés, por ejemplo.

A principios de los años 50 se creó el Gestuno (una especie de esperanto de las lenguas de signos) ensamblado de manera sintética. No tuvo éxito, y prácticamente no se utiliza. Existe también, a partir de los años 80, el Sistema de Signos Internacional (SSI). Se usa principalmente en los encuentros internacionales de personas sordas, principalmente por parte de los asistentes que no disponen de interpretación en su lengua de signos nacional.

Clicad la imagen superior y accedereis a este diccionario multilingüe en vídeo. Como ejemplo escoged una palabraa en catalán (LSC) i comparadla con su signo expresado en otras lenguas de signos.Comprobareis las diferencias.

La distribución geográfica de las lenguas de signos no corresponde necesariamente a la de sus homónimas orales. Por otra parte, el hecho que un territorio tenga una lengua oral propia no significa que posea una de signos propia. Así por ejemplo la LSE se usa en Galicia, en Euskadi, en València y en las Illes Balears. Otros países sin tradición en una lengua de signos propia adoptan muchos elementos de la americana (ASL).

Cada lengua de signos tiene su propia historia y evolución. Igual que las lenguas orales, las de signos se agrupan por familias. Así por ejemplo la americana ASL se asemeja más a la francesa LSF que no a la BSL (British Sign Language) porque los signos de la LSF fueron introducidos en los EEUU desde Francia. También existen las variedades dialectales: Por ejemplo, dentro de la catalana (LSC) hay diferencias según las ciudades o escuelas dónde estudió como alumno/a cada signante, o según la asociación de personas sordas que frecuentan.

A partir de la última década del siglo XX  se fueron sumando más y más países al reconocimiento oficial de su lengua de signos, bien sea mediante simples resoluciones, mediante leyes o incluso a nivel constitucional.

Las Cortes españolas aprobaron por unanimidad la ley que reconoce la LSE, y la LSC en el ámbito de Catalunya. (Ley 27/2007, de 23 de octubre por la que se reconocen las lenguas de signos españolas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas).

 Consultar la nota del Ministerio

 Consultar la ley española

En Catalunya se reconoce la LSC en el Estatut del 2006, que en su artículo 50/6 dice: “Los poderes públicos deben garantizar el uso de la lengua de signos catalana y las condiciones que permitan lograr la igualdad de las personas con sordera que opten por esta lengua, que ha de ser objeto de enseñanza, protección y respeto”.

Leer una carta que reivindica la LSC como distinta de la LSE

Asimismo, y en el sentido de desarrollar el mencionado artículo del Estatut, el 26 de mayo de 2010 fue aprobada en el Parlament de Catalunya la "Llei de la Llengua de Signes Catalana" a fin de regular el derecho a su uso por parte de la ciudadania que la elija.

Consultar la ley catalana

Las lenguas de signos son verdaderas lenguas

Antiguamente se pensaba que las expresiones gestuales de las personas sordas no eran merecedoras del calificativo de lenguas, y se decía que eran “mímica”. Por este entre otros motivos se reprimía la expresión signada en las escuelas y se preconizaba una educación solamente oral, pues se pensaba que no podía competir aquello que se creía un puñado de gestos invertebrados con “las lenguas de verdad”. En el año 1960, sin embargo, W. Stokoe (1919-2000) estudió desde el punto de vista lingüístico lo que hoy se conoce como ASL (lengua de signos norteamericana) y llegó a la conclusión de que era una verdadera lengua. A partir de entonces las respectivas comunidades de personas sordas de los diversos países, que hasta entonces no habían sido conscientes del pleno valor lingüístico de su modalidad comunicativa, empezaron a contemplar de otra manera las lenguas de signos de sus respectivos territorios y a reivindicar su uso en la educación y su reconocimiento por parte de los diferentes Estados.

Las lenguas de signos poseen las mismas funciones que poseen las orales:  

  • Función representativa: Expresión de informaciones objetivas, sin que el signante deje entrever su reacción subjetiva.

  • Función expresiva: Expresión de la actitud, emoción, opinión, sentimientos,...

  • Función apelativa: Expresión de la función imperativa y interrogativa.

  • Función estética o poética: Metáforas, frases poéticas,... Se puede expresar sofisticada poesía visual en lengua de signos.

  • Función fática: Son las “fórmulas” utilizadas para iniciar, mantener o concluir una conversación, tales como las frases de cortesía las cuñas, el “party talk” (hablar del tiempo o de nada en concreto).

  • Función metalingüística: Uso de la lengua para referirse a la lengua (por ejemplo una clase del área de lengua, o una definición del diccionario). En la modalidad bilingüe los/las maestros/as utilizan mucho la función metalingüística, usando la lengua de signos para mostrar cómo funciona la lengua escrita.

Del mismo modo que se considera que las lenguas orales tienen doble articulación (unidades mínimas con significado o monemas, y unidades mínimas sin significado o fonemas), en las lenguas gestuales es posible analizar sus signos lingüísticos como la combinación simultánea de varios parámetros (cada uno de ellos sin significado si se los contempla aisladamente), que se describen en el siguiente apartado.

Como funcionan las lenguas de signos
  • Las lenguas orales son auditivo-orales, y también son temporales, lo que significa que discurren de manera unidimensional en el tiempo, palabra a palabra una detrás de otra. Las lenguas de signos, en cambio, son viso-gestuales, ya que además de contar con la dimensión temporal (pues lógicamente los signos lingüísticos se expresan uno tras otro) cuentan con la dimensión espacial. El espacio implicado es el del cuerpo y el  próximo al cuerpo del signante, donde éste puede situar las manos sin dificultad. El espacio no es necesario sólo para producir físicamente el léxico sino que también es el escenario dónde desplegar la gramática gracias a la localización y a la dirección del gesto, haciendo intervenir la orientación y la estructuración espaciales. La participación del espacio permite que con lengua de signos se puedan significar simultáneamente varios elementos lexicales.

  • Parámetros constitutivos: Del mismo modo que en las lenguas orales se pueden identificar fonemas (unidades mínimas sin significado) y sílabas, en las lenguas de signos se pueden identificar unos componentes básicos, que aisladamente por separado en un signo determinado no tienen significado, pero combinados, sí:

  • La configuración: La configuración: La forma que adoptan los dedos de la mano, y la forma de la propia mano.

  • El lugar de articulación:  El espacio dónde se articula cada signo (en un espacio neutro, al frente, en el pecho,...).

  • El tipo de movimiento de la mano: En arco, circular, alterno, repetido,...

  • La dirección del movimiento de la mano: Hacia adelante, oblicuo, hacia bajo y a la izquierda,... (como todas las direcciones en las que se puede desplazar la barra de un joystick).  

  • La orientación de la mano: La palma orientada hacia arriba y las puntas de los dedos hacia adelante; la palma orientada hacia bajo,...

  • Los componentes no manuales:  La expresión de la cara (función interrogativa, exclamativa, dubitativa,...) y la expresión con otras partes del cuerpo (giros corporales, uso de la mirada, movimientos de los labios... 

  • Gramática propia:

    • La lengua de signos de un territorio no es la lengua oral del mismo territorio expresada en signos. Las lenguas de signos tienen una gramática propia, independiente de la lengua o lenguas orales que se hablan en el mismo territorio. Por ejemplo, primero se sitúa el espacio y después se indica aquello que acontece en él. Así la frase “Hay una vaca en el campo” en LSC se signaría: [el campo] [en el campo (señalándolo)] [una vaca] [hay]. Si se tradujera signo a signo y en el mismo orden una frase del catalán oral, probablemente una persona sorda muchas veces no sabría qué intentan decirle. O a la inversa, pronunciar una frase en catalán como traducción literal de una frase de LSC quizás sería ininteligible para un oyente. Sucede lo mismo con la LSE y el español, pongamos por caso.

    • No existen signos separados para los artículos o preposiciones.  

    • La marca del tiempo en los verbos se materializa en el continuum de una línea imaginaria que discurre desde atrás (pasado) hacia delante (futuro) del cuerpo.

    • A veces para significar una palabra hacen falta dos o más signos, o para traducir a la lengua oral un solo signo hace falta un circunloquio, como pasa entre las diversas lenguas habladas.  

    • No hay que confundir el concepto de “lengua de signos” con el de “lengua signada”. Por “lengua signada” (por ejemplo “español signado”) se entiende una expresión en signos calcada palabra a palabra del español oral reproduciendo la estructura de éste. Pero esto es simplemente un artificio, un recurso que se puede utilizar en la escuela en algunas actividades de lengua escrita para ilustrar cómo funciona ésta, pero no serviría para comunicarse entre las personas sordas.

  • Iconicidad y arbitrariedad: Un icono es un signo no arbitrario que expone algún parecido o alguna propiedad de aquello que quiere representar. Las lenguas de signos tienen un buen porcentaje de iconicidad. (También las lenguas orales tienen iconicidad). Por ejemplo en LSC o en LSE para expresar “casa” se juntan las puntas de los dedos de las dos manos formando una “V” invertida como si fuera el tejado de una masía. Pero seria un error afirmar que las lenguas de signos son meramente icónicas o figurativas: Si fuera así, las personas oyentes, al contemplar como se comunican dos personas sordas entenderían perfectamente aquello que expresan, y en cambio no es así. 

Las lenguas de signos son también arbitrarias, y avanzan hacia la arbitrariedad en la medida que los cambios diacrónicos van perfilando los signos por conseguir una mayor economía de ejecución. También sería erróneo pensar que mediante signos con cierto grado de iconicidad no se pueden expresar ideas abstractas, puesto que no existen límites en los conceptos que pueden manejar las personas que se comunican mediante lengua de signos.

Recientemente l'Institut d'Estudis Catalans ha publicado el Portal de la Llengua de Signes Catalana, "sitio web de referencia que recoge todos los recursos lingüísticos disponibles en  el estudio de la lengua de signos catalana (LSC) y los pone a disposición de sus usuarios, de los investigadores y de la sociedad en general". (Clicar la imagen para ir a la web)

Escritura de las lenguas de signos

Es difícil transcribir las lenguas de signos al papel por la dificultad de representar la tridimensionalidad espacial, las configuraciones de la mano, el movimiento y otros muchos elementos que se pueden dar simultáneamente. Por ello el registro más práctico es en vídeo o DVD, puesto que estos formatos se adecúan al carácter visual de la lengua.

A menudo, sin embargo, se realizan tentativas de idear sistemas de transcripción de la lengua de signos, y se crea también software para materializar esta escritura (del mismo modo que se puede escribir en chino con Word mediante combinaciones de teclas en un teclado convencional). El aspecto que toma esta escritura es pictográfico. (Ver ejemplo en el gráfico inferior). Lo más usual es que las personas sordas escriban y lean en la lengua o lenguas orales de su comunidad.

El procedimiento más habitual para transcribir las lenguas de signos se realiza a partir de las glosas. Una glosa es una palabra equivalente o próxima de la lengua oral, correspondiente a un determinado signo, escrito todo él en letras mayúsculas. La transcripción se acompaña de símbolos convencionales que precisan aspectos de construcción expresividad corporal, expresión facial,... Una propuesta para la lengua de signos catalana es la ofrecida en el manual “Aprenem LSC!, (libros 1 y 2) publicado por ILLESCAT, dónde las glosas se acompañan de las fotografías de los signos correspondientes. Puede ser de utilidad a padres y profesorado que paralelamente participan en algún curso de aprendizaje de la LSC.

La dactilología

Cada una de las letras del alfabeto de una lengua oral  tiene un signo que las representa. El conjunto de estos signos se denomina “alfabeto dactilológico".

Signar una palabra con dactilología es expresar con signos las letras que forman la palabra escrita. No hay que confundir la dactilología con la lengua de signos: Si bien la dactilología se considera un subsistema dentro del sistema de la lengua de signos, que puede asumir ciertas funciones tales como representar un concepto o un personaje nuevos de los cuales todavía no existe el signo correspondiente, etc, una palabra expresada mediante las "letras" del alfabeto dactilológico tiene el mismo valor que si se la escribe en un papel o que si se dibujan las letras en el aire con el dedo.

A la derecha se muestra el alfabeto dactilológico catalán, y más abajo los signos diferenciales del alfabeto español (es igual al catalán pero sin la "ç", y con la "ñ").

 Font True Type “Dedos”

Instala en tu ordenador el tipo de letra correspondiente al alfabeto dactilológico catalán y castellano (a partir del que se ha elaborado los cuadros de la derecha)

obtener el archivo

Otros alfabetos dactilológicos del mundo

egipcio

ruso

griego

japonés

hebreo

sueco

portugués

indio

británico

etíope


Alfabeto de  la ASL (American Sign Language). Diversos paises sin tradición propia adoptan éste. 

El lenguaje natural de las personas sordas

La lengua de signos ha sido descrita por los lingüistas como el lenguaje natural de las personas sordas porque es visual, y a diferencia de la lengua oral pueden adquirirla sin un proceso de aprendizaje programado. La comunicación gestual surge de manera espontánea cuando una persona sorda encuentra otra. El encuentro estable de grupos de personas sordas propició la aparición de las lenguas de signos.

Las personas sordas, aunque sean competentes en la lengua o lenguas orales de su comunidad, tienden a comunicarse entre sí con lengua de signos. Dos personas sordas, o un grupo de ellas, que hablan entre sí en lengua de signos se comunican de manera plena y eficaz sin depender de intermediarios, en una atmósfera confortable en la qué no aparecen los handicaps de la sordera que se manifiestan en otras situaciones. Esta sensación de comodidad no la disfrutan cuando están entre personas oyentes debido al porcentaje de información perdida, debido a sentirse dependientes de la buena disposición de algún oyente que les facilite explicaciones, repeticiones o resúmenes de lo que se está diciendo. 

La correlación que siempre existe entre lengua e identidad hace que la lengua de signos, compartida por las personas sordas, sea un importante elemento vertebrador de una identidad común, también generada por el hecho de participar en una perspectiva visual del mundo, que entiende la comunidad sorda como:

  • Bilingüe (Lengua de signos como L1. Lengua oral de la comunidad, como L2).  

  • Bicultural (Cultura sorda y cultura del territorio).

Toda lengua se despliega y desarrolla en función de las necesidades de aquellos que la utilizan. Por ejemplo, como señala A.R. Luria, los esquimales distinguen entre muchas variedades de hielo según sus respectivas propiedades, y poseen una palabra para designar cada una de ellas, puesto que ello es útil para su vida cotidiana. (En catalán o español sólo conocemos “hielo” porque no es un concepto central en nuestra vida). En cambio los esquimales no tienen léxico para denominar conceptos propios de latitudes más cálidas. 

Algo parecido ha sucedido con la LSC, por mucho tiempo obligadamente circunscrita a la comunicación en el hogar o a las asociaciones de personas sordas: El hecho que en Catalunya el alumnado sordo no haya accedido (en número significativo) al Bachillerato o a la Universidad hasta bastante después de iniciarse su escolarización en centros ordinarios, hace que tampoco hubiera accedido a estos centros la LSC. Por esto no existía léxico suficiente para trabajar varios contenidos de las áreas curriculares. Por otra parte, la no consideración anterior de la lengua de signos como lengua y la represión secular consiguiente evitó que fuera normativitzada (como el catalán antes de Pompeu Fabra y el Institut d'Estudis Catalans). Actualmente, sin embargo, este necesario trabajo de normalización y normativitzación, así como la reivindicación  de su pleno reconocimiento social los lleva a término la FESOCA (Federació de Persones Sordes de Catalunya), así como otras entidades (plataforma "LSC ara", fundación ILLESCAT, etc.).

Algunos recursos en LSC

En relación a la LSC estan apareciendo en los últimos años abundantes materiales que contribuyen a divulgar, expandir y estandardizar su uso. Muchos de ellos pueden ser de utilidad para el profesorado que tiene alumnado sordo en su aula. Como ejemplo se pueden citar los siguientes:

Nota: Clicando cada imagen puede accederse a la web de referencia

DILSCAT

Diccionario multimedia en CD-ROM de la LSC , de consulta útil para maestros y padres, que incluye 1.500 signos básicos de la lengua de las personas sordas catalanas.

PETITS SIGNES

Enfocado a la adquisición de la LSC por parte de los niños/as sordos/as. Se ha empezado a incluir signos de ámbitos cercanos a ellos. También se explicann cuentos. (Es un apartado de la web Webvisual TV).

SIGNEM

La página web del profesorado de la Universitat Autònoma de Barcelona incluye una guía básica para la comunicación en LSC, estructurada en 6 unidades, con contenidos de léxic y de conocimiento de las personas sordas.

WIKISIGN

Diccionario libre de LSC en formato multimedia. És una especie de diccionario con espíritu de Wikipedia.

Col·lecció GINJOLER

El texto original de cada cuento va acompañado de una adaptación al catalán signado, sistema de comunicación que utiliza el léxico de la LSC con la estructura del catalán oral. Cada título incluye un DVD.

MIRA QUÈ DIC

Diccionario multimedia de LSC. En el ámbito de edu365.

GRAMÀTICA BÀSICA DE LA LSC

Vocabularios específicos de árees curriculares, cuentos para niños, etc., editados en CD-ROM por la Federació de Persones Sordes de Catalunya (FESOCA) conjuntamente con la Universitat de Barcelona. (Esta imagen no contiene vínculo).

DICCIONARI TEMÀTIC DEL LLENGUATGE DE SIGNES CATALÀ

Segunda edición, con 3.900 signos. Con traducción al castellano.

WEB DE LA LSC

Base de datos sobre la LSC, cultura sorda y recursos de muy diversa naturaleza.

APRENEM LSC! (Volúmenes 1 y 2)

Obra introductoria a las estructuras y al léxico básico de la LSC. Incluye códigos gráficos útiles para la transcripción y glosas. (Esta imagen no contiene vínculo).