Efectos sobre la salud del Fósforo


    El fósforo puede ser encontrado en el ambiente más comúnmente como fosfato. Los fosfatos son substancias importantes en el cuerpo de los humanos porque ellas son parte del material de ADN y tienen parte en la distribución de la energía. Los fosfatos pueden ser encontrados comúnmente en plantas. Los humanos han cambiado el suministro natural de fósforo radicalmente por la adición de estiércol ricos en fosfatos. El fosfato era también añadido a un número de alimentos, como quesos, salsas, jamón. Demasiado fosfato puede causar problemas de salud, por ejemplo, afecciones en los riñones y la osteoporosis. Estas son causadas por uso extensivo de medicinas. Demasiado poco fosfato puede causar problemas de salud.

    El fósforo en su forma pura tiene un color blanco. El fósforo blanco es la forma más peligrosa de fósforo que es conocida. El fósforo blanco es extremadamente venenoso y en muchos casos la exposición a él será fatal. En la mayoría de los casos la gente que muere por fósforo blanco ha sido por tragar accidentalmente veneno de rata. Antes de que la gente muera por exposición al fósforo blanco ellos a menudo experimentan náuseas, convulciones en el estómago y desfallecimiento. El fósforo blanco puede causar quemaduras en la piel, dañar el hígado, corazón y riñones.

    Una de las causa por la que los fosfatos dañan nuestra salud se puede dar con un hecho real. Los vegetarianos, padecen en menor grado de osteoporosis. Esto se da porque al no comer carne o pan, la cantidad de fosfatos digeridos es mas baja. Una de las complicaciones de esta enfermedad es, que al incrementar el indice de vida, un porcentaje considerable de mujeres y hombres, puedan sufrir una fractura de cadera.



Aspectos nocivos para el Medio Ambiente

Los problemas ambientales más importantes son derivados del uso de tensoactivos y fosfatos en la fabricación de los detergentes y sus consecuencias en el suelo y agua.

Éstos se incorporan a los detergentes, además de actuar como impulsor es de los tensoactivos, para asociarse con los iones responsables de la dureza del agua (calcio, magnesio, hierro) que generalmente se precipitan en forma de sales y se adhieren a la ropa entorpeciendo la limpieza de las prendas. Normalmente se ha utilizado un polímero con fosfato el tripolifosfato de sodio. Este componente puede constituir desde un 20-25% al 30-50% de los compuestos concentrados.

El fósforo, al ser el factor más limitante del crecimiento de las plantas, es el principal responsable de la eutrofización. Los detergentes y productos de limpieza contribuyen con el 20% sobre el total de vertidos de fosfato en el medio ambiente. El resto procede del sector agropecuario y las aguas residuales urbanas.
 

Problemas para la salud humana.

Aunque la producción de detergentes está automatizada, en la medida que no se controla el polvo en los lugares de trabajo pueden presentarse enfermedades del sistema respiratorio. Este problema se puede dar especialmente en las secciones de envasado y almacenamiento.

Otro tipo de reacciones son posibles enfermedades que se dan por el uso de hidróxido de sodio y otros productos utilizados en el proceso de sulfonación.

Los fosfatos pueden producir desórdenes digestivos y descalcificaciones en los niños.

Curiosidades:

La depresión podría estar relacionada con alteraciones en la forma que nuestro organismo procesa la vitamina B y los fosfatos. Según investigadores de la Universidad de Bergen (Noruega), las vitaminas son importantes no sólo para la salud física, sino también para la salud mental.





PESTICIDAS Y RIESGO DE MALFORMACIONES Y MUERTES FETALES

El riesgo de muerte fetal por malformaciones aumenta cuando se vive cerca de zonas agrarias donde se usan pesticidas, aunque faltan pruebas concluyentes. En un estudio de 700 mujeres californianas se detectó un aumento del riesgo de muerte fetal entre el 40 y 120% para las mujeres que vivían en áreas de fumigación con pesticidas en comparación con mujeres que no estaban expuestas a dichos productos. El estudio del Dr. Erin M. Bell señala que el riesgo es máximo entre la tercera y octava semana del embarazo. Los pesticidas analizados fueron fosfatos, piretroides, hidrcarburos halogenados, carbamatos y compuestos de efecto hormonal.
 
 

Para más información, haz click aquí

Para volver al inicio, haz click aquí