Arquitectura clàssica grega

Erecteión (Filocles y Mnesicles)


Autor: Filocles o Mnesicles
Cronología: 421 - 406 a.C.
Estilo: Jónico
Dimensiones: Largo, 22,76 m. ancho 11,63 m.
Localización: Acrópolis de Atenas

El último edificio del siglo V es el Erecteon, construido entre los años 421-405, cuyo nombre deriva de Erecteo, el legendario rey de Atenas; albergaba la antigua estatua de madera de Atenea, y, posiblemente, protegía el lugar donde brotó el sagrado olivo por orden de la diosa . 


 

Descripción:


El Erecteion no se parece a una edificación religiosa típica griega, su estructura está muy condicionada por el terreno donde está edificado y por las necesidades rituales en función de las cuales se proyectó. Dispone de cuatro salas que se completan con tres pórticos exteriores muy diferentes, orientados hacia tres direcciones distintas. Sin embargo, las proporciones están tan bien calculadas que el efecto es igualmente armonioso desde cualquier punto de vista. Los dos primeros pórticos, uno principal con cuatro columnas muy altas y esbeltas y capiteles muy elaborados, y otro lateral con seis columnas, son jónicos.

El pórtico de las cariátides:
El tercer pórtico, tiene seis figuras femeninas como korai en lugar de columnas, y un entablamento jónico, con arquitrabe de tres bandas horizontales y un pequeño friso de molduras que recuerda el Tesoro de Sifnos. Las figuras de pie se conocen con el nombre de Cariátides, en memoria de las mujeres de Caria (en Asia Menor) hechas prisioneras por los griegos durante las guerras contra Persia. Las figuras son tan serenas que no parece que sostengan el poderoso entablamiento que está sobre ellas. Recuerdan a las mujeres mediterráneas que acostumbraban a llevar cestas y objetos sobre la cabeza. 

El alzado del templo sigue los esquemas del estilo jónico clásico con un entablamiento compuesto por el arquitrabe, el friso de relieves contínuos, y una cornisa sobre la que se apoya el techo. Este techo es plano sobre el pórtico jónico lateral y el de las cariátides, mientras que en el cuerpo principal del templo, tiene el acostumbrado remate de frontones triangulares.

Si por algo destaca el Erecteión es por su curiosa estructura condicionada por el lugar donde está ubicado. No puede ser un edificio regular de ninguna de las maneras. Hábilmente alejado del Partenón, cumple una misión completamente diferente, además de tener una capilla dedicada a la diosa Atenea, aislada de los otros espacios y precedida por un pórtico hexástilo, con columnas de 6,58 m. de altura. Los otros espacios están dedicados a Poseidón, Cecrops y Erecteo. 

Numeración del plano:

1. Naos principal de Atenea. 2. Pórtico Norte consagrado a Poseidon. 3. Naos de Poseidon-Erecteo. 4. Naos del héroe Butes. 5. Naos de Hefesto. 6. Pórtico de las Cariátides.

Además del pórtico principal, que es el más alto existen otros dos situados al norte y al sur del edificio. El pórtico norte es tetrástilo, con dos columnas más detras de las dos laterales y una puerta hacia el exterior, donde se encontraba el patio con el famoso olivo que hizo brotar la diosa Atenea en su competición con Poseidón por el patronazgo de la ciudad.
El pórtico de las cariátides, es el más conocido de este témplo y también el más representativo. Está compuesto por seis figuras femeninas, con el mismo esquema compositivo que las korai clásicas, salvo que están en movimiento. No se conservan los brazos, pero se adivina un gesto de paso tranquilo, a medias entre enérgico y resignado. Es muy notable el trabajo del escultor o taller en los pliegues de los vestidos, los adornos y el trenzado de los cabellos que acaban en un ábaco almohadillado, con una hermosa transición hacia el entablamiento jónico.


Iconografía:
Un templo con tantas estancias, tiene por objeto restaurar los antiguos santuarios destruidos por los persas en la expedición de Jerjes, entre los que se encuentran los dioses de la ciudad y los héroes legendarios, Atenea, Poseidón, Cecrops y Erecteo. La leyenda nos cuenta que hubo una competición promovida por Zeus, para escoger el dios patrón de la ciudad, en la que compitieron Atenea y Poseidón, cada uno realizó un prodigio en la cima de la acrópolis, la diosa hizo crecer un olivo en la roca, y el dios clavó su tridente para que surgiera una fuente de agua. Cecrops, el legendario primer soberano del la comarca del Ática donde se encuentra Atenas, hizo de juez, dictaminando que la vencedora era la diosa, y a partir de entonces la ciudad lleva el nombre de su patrona, mientras que Poseidón se reservaba un lugar de privilegio, como demuestran sus numerosos templos en la zona, entre los que destaca el muy conocido del cabo Sunión. La historia de las cariátides ya la hemos comentado con anterioridad. 


Más información


El arte jónico, edificios representativos

 

Pàgines de batxillerat humanístic i artístic. Javier Arrimada 2010