2005-15
10è ANIVERSARI

titol

Otro feminismo es posible

Frente a la cansina retahíla de ideologías de género y de feminismo radical, otro feminismo, cimentado sobre bases más constructivas, es posible.

La realización de la mujer

Todos queremos “realizarnos”. Pero no resulta fácil decir cuándo un ser humano ha alcanzado la realización completa, verdadera, en su propia vida. “Realizarse” implica descubrir cuál es la meta profunda de nuestra condición humana.  ¿Cuál podrá ser? ¿Consistirá tal vez en trabajar mucho, en ganar dinero, en divertirse, en satisfacer los propios caprichos, en estar siempre con los amigos, en aparecer en los medios de comunicación, en gozar de una oscura y “dorada! ” mediocridad?

La mujer de nuestro tiempo vive bombardeada por presiones y por slogans que la orientan, casi la obligan, a buscar ciertas “realizaciones”, algunas de las cuales llegan casi a ahogar bienes olvidados, o incluso a provocar comportamientos abiertamente peligrosos e innaturales.

No es tan noticia, aunque cada vez tomemos más conciencia de ello, que millones de mujeres desearían casarse jóvenes y acoger en seguida a uno o varios hijos. Viven, sin embargo, prisioneras de un sistema económico y de una cultura que ha dado un valor absoluto a la conquista de un buen nivel de vida, hasta el punto de llevarlas año tras año a retrasar el matrimonio y la maternidad.

No hemos de tener miedo a buscar, seriamente, la respuesta a la pregunta: ¿cuál es la realización profunda de la mujer? No podemos decir que sea algo que depende de los distintos contextos sociales, de los niveles de educación, de las elecciones individuales. La mujer, como el varón, tiene una estructura íntima y profunda que busca “realizarse”, salir a la luz, más allá de los caprichos del momento, por encima de las modas impuestas por sociedades muchas veces obsesionadas por la producción y deshumanizadas respecto de lo que embellece la vida humana. La “realización personal” corresponde a algo profundo que se oculta en cada ser humano, a una fuerza íntima que pide una oportunidad para salir a la luz, para “realizarse”.

La realización de una mujer requiere mirar hacia el propio corazón para, desde allí, notar una llamada primitiva y profunda a darse, a servir, a dejar de lado sueños de modelo o conquistas de igualitarismos no siempre liberatorios para ser ella misma. Así será posible abrirse a la bellísima tarea de amar y dar vida. Una tarea a la que también estamos llamados los hombres, pero que no podemos descubrir ni aprender si no es a través de la ayuda y el ejemplo que nos dan las mujeres que viven a nuestro lado.

Habrá buenos trabajadores, buenos padres, buenos esposos, si hay mujeres que sean plenamente mujeres: promotoras de justicia y de paz, de alegría y de esperanza, de amor y de vida. Mujeres realizadas plenamente, porque han roto con esquemas reductivos que las aprisionaban, porque se han abierto a riquezas íntimas que embellecen los corazones y producen sonrisas fascinantes. (B. Aguirre: La realización de la mujer. Mujer Nueva)


Declaración WOMEN OF THE WORLD

WOMEN OF THE WORLD (“Mujeres del Mundo”) es una iniciativa puesta en marcha por Profesionales por la Ética en coalición con Femina Europa, Istituto di Studi Superiori sulla Donna y Woman Attitude con el objetivo de hacer llegar a las instituciones internacionales y políticos de todo el mundo lo que nosotras, las mujeres del mundo, pensamos, creemos y queremos.

Unas 130 asociaciones de todo el mundo se han sumado ya a la Declaración que se hará pública y se enviará a los políticos e instituciones internacionales el 8 de marzo con motivo del Día Internacional de la Mujer. Y queremos que la firmen también las mujeres de todo el mundo. Por eso, si eres mujer, te pedimos que te sumes a la Declaración y, si no lo eres, que nos ayudes a difundirla.

Queremos alcanzar un número tan impactante de asociaciones y mujeres firmantes que rompa el círculo del feminismo radical y la ideología de género. Es nuestro turno, el turno del nuevo feminismo y de la mujer en términos de mujer.

DECLARACIÓN WOMEN OF THE WORLD

Nosotras, las Mujeres del Mundo, y miembros de las entidades abajo firmantes, declaramos que:

I. Los hombres y las mujeres necesitan redescubrir y afirmar su identidad y complementariedad en beneficio propio, de la familia, del mercado laboral y de la sociedad en su conjunto.

II. Existe la identidad femenina que se desarrolla en su plena dimensión en complementariedad y reciprocidad con el hombre.

III. La mujer aporta una contribución singular a la estabilidad de la familia, el mundo laboral, la sociedad y el bien común.

IV. Se debe desarrollar el papel diferencial de la mujer en la sociedad sin discriminación, violencia o explotación.

V. La maternidad tiene un valor y una dignidad única e irremplazable. VI.   Hoy en día, las mujeres son discriminadas en occidente en por razón de su maternidad.

VII. La maternidad supone una ventaja indiscutible para la mujer en el mundo laboral y un beneficio para toda la sociedad.

VIII. La maternidad y la dedicación de la mujer a la familia no merman su crecimiento personal o intelectual, sino que muy al contrario suponen una consolidación de su personalidad y el desarrollo de su identidad femenina.

IX. El trabajo en el hogar y la dedicación exclusiva o prioritaria a la familia suponen un valor social y económico indiscutible.

X. La auténtica emancipación femenina consiste en la libertad de ser realmente una misma, en ser mujer en términos de mujer.


Por ello exigimos:

 

1. El reconocimiento universal y el respeto de la identidad femenina, su dignidad y la auténtica igualdad entre el hombre y la mujer en su complementariedad y reciprocidad.

2. Políticas internacionales de defensa de la libertad de elección de la mujer, lo cual implica la auténtica conciliación de la vida familiar y laboral.

3. El reconocimiento en la legislación internacional del valor del trabajo silencioso y, aparentemente invisible, de la mujer en su familia y el tratamiento del término “dedicación exclusiva a la familia” como categoría laboral.

4. La creación de un marco de políticas internacionales de protección de la mujer trabajadora que tiene o quiere tener hijos o que está dedicada parcial o exclusivamente a su familia y la denuncia de cualquier tipo de discriminación contra ellas.

5. La prohibición universal de la maternidad subrogada por constituir una violación de la dignidad tanto de la madre como del niño. Dicha práctica es una nueva forma de explotación de la mujer y de tráfico de personas que convierte a los niños en un producto comercial.

Puedes firmar la Declaración aquí: http://fb.me/3OuftmY2N

Elaboración a partir de materiales diversos