2005-15
10è ANIVERSARI

titol

E. FROMM: el problema fundamental de la existencia humana

Una mirada penetrante y lúcida sobre nuestra existencia: la respuesta al problema

El nacimiento no es un acto; es un proceso. El fin de la vida es nacer plenamente, aunque la mayoría de nosotros muere antes de haber nacido así. "Vivir es nacer a cada instante".

Algunos nacen muertos: siguen viviendo fisiológicamente si bien, mentalmente, su aspiración es volver al seno materno, a la tierra, a la oscuridad, a la muerte.

Otros muchos van un poco más lejos por el camino de la vida. No obstante, no pueden romper el cordón umbilical del todo, permanecen simbióticamente ligados a… Nunca surgen plenamente como ellos mismos, nunca nacen plenamente.

E. FROMM (1900-1980) ha sido uno de los grandes psicoanalistas, psicólogo social y filósofo humanista del s. XX. Aquí nos ofrece una mirada penetrante y lúcida sobre el problema fundamental de nuestra existencia.

La existencia humana plantea un problema. El hombre es lanzado a este mundo sin su voluntad y retirado de este mundo también sin contar con su voluntad. El hombre carece de un mecanismo instintivo de adaptación al medio. Tiene que vivir, crear su vida. Forma parte de la naturaleza pero tiene capacidad para trascender la naturaleza; tiene conciencia de sí como un ente separado y eso le hace sentirse solo, perdido, impotente.

La existencia le plantea una pregunta, y él debe responder a esta pregunta. La pregunta es: ¿cómo podremos superar el sufrimiento, el aprisionamiento, la vergüenza que crea la experiencia de separación; cómo podemos encontrar la unión dentro de nosotros mismos, con nuestros semejantes, con la naturaleza? Básicamente hay sólo dos respuestas: superar la separación y encontrar la unidad en la regresión o nacer completamente, desarrollar la propia conciencia, la propia razón, la propia capacidad de amar.

El «bienestar» es el estado de haber llegado al pleno desarrollo. El bienestar es posible sólo en la medida en que uno ha superado el propio narcisismo. El bienestar significa nacer plenamente, convertirse en lo que se es potencialmente. El "bienestar" significa alcanzar una relación plena con el hombre y la naturaleza efectivamente, llegar a la unidad con todo lo que existe. El bienestar significa también desprenderse del propio Ego, experimentarse en el acto de ser, no en el de tener.

Cuando el hombre nace se ve arrojado de una situación definida por los instintos, hacia una situación indefinida, incierta, abierta. El hombre está dotado de razón, tiene conciencia de sí mismo como una entidad separada. Ello hace de su existencia separada y desunida una insoportable prisión. Estar separado significa estar aislado, estar desvalido. La vivencia de la separatidad provoca angustia, vergüenza y un sentimiento de culpa.

El problema para todo ser humano es siempre el mismo: el problema de cómo superar la separatidad, cómo lograr la unión, cómo trascender la propia vida. La necesidad más profunda del hombre es la necesidad de superar su separatidad, su soledad. La respuesta varía. Y si bien las respuestas son muchas no son, empero, innumerables. El hombre sólo ha dado un número limitado de respuestas. La historia de la religión y de la filosofía es la historia de esas respuestas.

El nacimiento no es un acto; es un proceso.

La existencia humana plantea un problema. El hombre es lanzado a este mundo sin su voluntad y retirado de este mundo también sin contar con su voluntad. A diferencia del animal que en sus instintos tiene un mecanismo "innato” de adaptación a su medio y vive completamente dentro de la naturaleza, el hombre carece de este mecanismo instintivo. Tiene que vivir su vida, no es vivido por ella. Está en la naturaleza y, sin embargo, trasciende a la naturaleza; tiene conciencia de sí mismo y esta conciencia de sí como un ente separado lo hace sentirse insoportablemente solo, perdido, impotente.

El hecho mismo de nacer plantea un problema. En el momento de su nacimiento, la vida le plantea una pregunta al hombre, y él debe responder a esta pregunta. Debe responderla en todo momento, no su espíritu, ni su cuerpo, sino él, la persona que piensa y sueña, que duerme y come, que llora y ríe, el hombre total. ¿Cuál es la pregunta que plantea la vida?

La pregunta es: ¿cómo podremos superar el sufrimiento, el aprisionamiento, la vergüenza que crea la experiencia de separación; cómo podemos encontrar la unión dentro de nosotros mismos, con nuestros semejantes, con la naturaleza?

El hombre tiene que responder a esta pregunta de alguna manera; y aún en la locura se da una respuesta, rechazando la realidad fuera de nosotros mismos, viviendo completamente dentro de la concha de nosotros y superando así el miedo a la separación.

La pregunta es siempre la misma. No obstante, hay diversas respuestas o, básicamente, hay sólo dos respuestas.

Una es superar la separación y encontrar la unidad en la regresión al estado de unidad que existía antes de que despertara la conciencia, es decir, antes del nacimiento del hombre.

La otra respuesta es nacer completamente, desarrollar la propia conciencia, la propia razón, la propia capacidad de amar, hasta tal punto que se trascienda la propia envoltura egocéntrica y se llegue a una nueva armonía, a una nueva unidad con el mundo.

El nacimiento no es un acto; es un proceso. El fin de la vida es nacer plenamente, aunque su tragedia es que la mayoría de nosotros muere antes de haber nacido así. "Vivir es nacer a cada instante". La muerte se produce cuando ese nacimiento se detiene. Fisiológicamente, nuestro sistema celular está en un proceso de continuo nacimiento; psicológicamente, sin embargo, la mayoría de nosotros dejamos de nacer en determinado momento.

Algunos nacen muertos; siguen viviendo fisiológicamente si bien, mentalmente, su aspiración es volver al seno materno, a la tierra, a la oscuridad, a la muerte; están locos, o muy cerca de estarlo.

Otros muchos van un poco más lejos por el camino de la vida. No obstante, no pueden romper el cordón umbilical del todo, como si dijéramos; permanecen simbióticamente ligados a la madre, al padre, a la familia, la raza, el Estado, la posición social, el dinero, los dioses, etc.; nunca surgen plenamente como ellos mismos y, en consecuencia, nunca nacen plenamente.

El «bienestar»

El bienestar es el estado de haber llegado al pleno desarrollo de la razón: la razón no el sentido de un juicio puramente intelectual, sino en el sentido de captar la verdad "dejando que las cosas sean" (para usar el término de Heidegger) tal como son. El bienestar es posible sólo en la medida en que uno ha superado el propio narcisismo; en la medida en que uno está abierto, en que responde, en que es sensible y está despierto, vacío (en el sentido zen).

El "bienestar" significa alcanzar una relación plena con el hombre y la naturaleza efectivamente, superar la separación y la enajenación -llegar a la experiencia de unidad con todo lo que existe- y, sin embargo, experimentarse al mismo tiempo como el ente separado que Yo soy, como el in-dividuo. El bienestar significa nacer plenamente, convertirse en lo que se es potencialmente; significa tener la plena capacidad de la alegría y la tristeza o, para expresarlo de otra manera, despertar del sueño a medias en que vive el hombre medio y estar plenamente despierto.

Si es todo eso, significa también "ser creador"; es decir, reaccionar y responder a sí mismo, a los otros -a todo lo que existe- reaccionar y responder como el hombre real, total, que soy y a la realidad de todos y de todo tal como es. En este acto de verdadera respuesta está el área de capacidad creadora, de ver el mundo tal como es y experimentarlo como mi mundo, el mundo creado y transformado por mi comprensión creadora, de modo que el mundo deje de ser un mundo extraño "allí" y se convierta en mi mundo.

El bienestar significa, por último, desprenderse del propio Ego, renunciar a la avaricia, dejar de perseguir la preservación y el engrandecimiento del Ego, hacer y experimentarse en el acto de ser, no en el de tener, conservar, codiciar, usar.

Una existencia abierta, por construir

Cuando el hombre nace, tanto la raza humana como el individuo, se ve arrojado de una situación definida, tan definida como los instintos, hacia una situación indefinida, incierta, abierta. Sólo existe certeza con respecto al pasado, y con respecto al futuro, la certeza de muerte.

El ser humano es consciente de su contingencia

El hombre está dotado de razón, es vida consciente de sí misma; tiene conciencia de sí mismo, de sus semejantes, de su pasado y de las posibilidades de su futuro. Esa conciencia de sí mismo como una entidad separada, la conciencia de su breve lapso de vida, del hecho de que nace sin que intervenga su voluntad y ha de morir contra su voluntad, de que morirá antes que los que ama, o estos antes que él, la conciencia de su soledad y su "separatidad”, de su desvalidez frente a las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad, todo ello hace de su existencia separada y desunida una insoportable prisión. Se volvería loco si no pudiera liberarse de su prisión y extender la mano para unirse en una u otra forma con los demás hombres, con el mundo exterior.

La vivencia de la separatidad provoca angustia; es, por cierto, la fuente de toda angustia. Estar separado significa estar aislado, sin posibilidad alguna para utilizar mis poderes humanos. De ahí que estar separado signifique estar desvalido, ser incapaz de aferrar el mundo -las cosas y las personas- activamente; significa que el mundo puede invadirme sin que yo pueda reaccionar. Así, pues, la separación es la fuente de una intensa angustia. Por otra parte, produce vergüenza y un sentimiento de culpa. La conciencia de la separación humana -sin la reunión por el amor- es la fuente de la vergüenza. Es, al mismo tiempo, la fuente de la culpa y la angustia.

La superación del problema

La necesidad más profunda del hombre es, entonces, la necesidad de superar su separatidad, de abandonar la prisión de su soledad. El fracaso absoluto en el logro de tal finalidad significa la locura, porque el pánico del aislamiento total sólo puede vencerse por medio de un retraimiento tan radical del mundo exterior que el sentimiento de separación se desvanece -porque el mundo exterior, del cual se está separado, ha desaparecido.

El hombre -de todas las edades y culturas- enfrenta la solución de un problema que es siempre el mismo: el problema de cómo superar la separatidad, cómo lograr la unión, cómo trascender la propia vida individual y encontrar compensación.

El problema es el mismo para el hombre primitivo que habita en cavernas, el nómada que cuida de sus rebaños, el pastor egipcio, el mercader de fenicio, el soldado romano, el monje medieval, el samurai japonés, el empleado y el obrero modernos. El problema es el mismo, puesto que surge del mismo terreno: la situación humana, las condiciones de la existencia humana. La respuesta varía.

La solución puede alcanzarse por medio de la adoración de animales, del sacrificio humano o las conquistas militares, por la complacencia en la lujuria, el renunciamiento ascético, el trabajo obsesivo, la creación artificial, el amor a Dios y el amor al hombre.

Y si bien las respuestas son muchas -su crónica constituye la historia humana- no son, empero, innumerables. Por el contrario, en cuanto se dejan de lado las diferencias menores, que corresponden más a la periferia que el centro, se descubre que el hombre sólo ha dado un número limitado de respuestas, y que no puede haber dado más, en las diversas culturas en que vivió. La historia de la religión y de la filosofía es la historia de esas respuestas, de su diversidad, así como de su limitación en cuanto al número.

Erich FROMM (a partir de diversas obras del autor)