2005-15
10è ANIVERSARI

titol

Del Islam al islamismo

Para comprender un poco más el complejo mundo del Islam y su diversidad. Para muchos europeos el Islam es quizás tan solo un velo, una indumentaria o una barba… pero el Islam es mucho más que todo eso, es paz, son valores, son modales, es una forma de existir, una actitud ante la vida….

Con frecuencia se confunden términos como árabe, musulmanes, islam, islamismo,  islamistas, yihad, yihadistas, sunismo y el chiísmo, califato, la “sharia”o ley islámica, guerra santa, wahabismo, salafismo… Estado islámico….

No todos los musulmanes son islamistas, ni todos los islamistas son yihadistas. Pero para muchos musulmanes los yihadistas se han convertido en la auténtica vanguardia del islam.

Islam

El islam es una religión. Una religión monoteísta y abrahámica. Dios es Alá, que reveló su verdad al profeta Mahoma, el cual dejó impresa la revelación en el Corán. El libro sagrado del islam es el Corán, dictado por Alá a Mahoma a través de Yibril (el arcángel Gabriel). Su premisa fundamental es que No hay más Dios que Alá y que Mahoma es el último mensajero de Alá. La palabra Islām  significa literalmente ‘aceptar, rendirse o someterse. El islam representa la aceptación y sometimiento ante Dios». El camino que conduce a la salvación consiste en someterse a esa verdad revelada. El islam implica: «La sumisión a Dios el Altísimo a través del monoteísmo, la obediencia y el abandono de la idolatría». Los fieles deben demostrar su sumisión venerándolo, siguiendo estrictamente sus órdenes. El creyente se somete a Dios, se pone en sus manos, porque tiene la seguridad de que así se pone a salvo.

Esa religión nace en el siglo VII de nuestra era. Los seguidores del islam se denominan musulmanes (del árabe muslim  ‘el que se somete'). Mahoma es el último de los profetas enviados. El islam se inició con la predicación de Mahoma en el año 622 en La Meca (en la actual Arabia Saudita). Bajo el liderazgo de Mahoma y sus sucesores, el islam se extendió rápidamente. Es la religión más extendida del mundo. Se estima que hay en la actualidad entre 1.000 y 1.200 millones de musulmanes en el mundo. (Estados Unidos unos 4,5 millones. En la Unión Europea, unos 20 millones, de ellos unos 5 millones en Francia).

Doctrina del islam.

La doctrina islámica tiene cinco pilares: aceptar el principio básico de que sólo hay un Dios y que Mahoma es el último de sus profetas, la oración, compartir los recursos con los necesitados, el ayuno en el mes de ramadán, la peregrinación a la Meca (para quien pueda) al menos una vez en la vida. A los cinco pilares de la concepción sunní añaden un sexto pilar del yihad o esfuerzo en defensa de la fe. En términos estrictamente religiosos, se entiende como un esfuerzo espiritual interior de cada creyente por vivificar su fe y vivir de acuerdo con ella. A esto se le llama yihad mayor, mientras que existe un yihad menor que consiste en predicar el islam o defenderlo de los ataques. De este último concepto nace la idea de yihad como lucha o guerra que se ha popularizado en todo el mundo. Sin embargo, la doctrina mayoritaria entre los chiitas considera los pilares sunníes como "aspectos secundarios" o "derivados" de la fe, oponiéndoles otros cinco "principios" teóricos de la fe, que son la unicidad de Dios, la profecía, la retribución de las acciones al final de los tiempos, la justicia divina y la guía de los musulmanes por los imanes de la familia de Mahoma tras fallecer éste.

Dios. Dios en el Corán se nombra a sí mismo como Allah.  La creencia en Dios implica la creencia en su existencia, en que Él es el único, es decir, el único Creador, Sustentador, Soberano, etc., y solamente Él es el merecedor de la adoración. La orden más importante que Dios da al hombre es que este reconozca su absoluta unicidad y esto significa que lo adore únicamente a Él.

El Corán. El Corán es su libro sagrado. Los musulmanes creen que fue revelado a Mahoma por el arcángel Gabriel entre 610 y 632 y que el texto actual del Corán es idéntico a la revelación recibida por Mahoma. Él, a su vez, lo dictó a sus discípulos, quienes memorizaron sus palabras.

Profetas. El Corán afirma que Dios mandó un mensajero (profeta) a cada comunidad. Cada uno de ellos fue veraz, guiado y recto. Y obedecieron a Dios en lo que les fue encomendado. Y ninguno de ellos cambió o alteró su mensaje.

Mahoma. Mahoma (c. 570 - 6 de julio de 632) fue un líder religioso, político y militar árabe que fundó la religión del islam. Actuó como el restaurador de la fe original de Adán y Abraham. Mahoma es visto como el último y el más grande de los profetas, como un hombre muy cercano a la perfección, virtuoso en todos los campos de la vida, espirituales, políticos, militares y sociales. Mahoma divulgó las revelaciones recibidas de Dios y fueron plasmadas en el Corán. Mahoma predicó a la gente de La Meca, implorándola para que abandonaran el politeísmo. Aunque algunos se convirtieron al islam, Mahoma y sus seguidores fueron perseguidos por las autoridades principales de La Meca. Tras 13 años de predicación, Mahoma y los musulmanes realizaron la Hégira ("emigración") a la ciudad de Medina, allí Mahoma estableció su autoridad política y religiosa. Mahoma murió sin descendencia y sus sucesores consolidaron la comunidad islámica bajo el nombre de califato (“Califa” quiere decir literalmente “sucesor”). El califato es una realidad al mismo tiempo política y religiosa: se atribuye el gobierno sobre el pueblo musulmán y se rige por la ley islámica (la “sharia”). Ha habido varios califatos. El último fue el del Imperio Otomano, oficialmente disuelto en 1924. Este carácter simultáneamente político y religioso es clave para entender toda la historia del islam y, por supuesto, su actual circunstancia.

La Sunna, libros que contienen la vida de Mahoma,

Yihad. La yihad ("esfuerzo o lucha”) es considerada "el sexto pilar de islam", los esfuerzos de un fiel por lograr la perfección religiosa y moral.  Algunos distinguen entre la «Yihad mayor», que pertenece a la autoperfección espiritual, y la «Yihad menor», definida como la guerra. La defensa del islam frente al enemigo externo puede efectivamente adquirir el carácter de lucha militar o guerra santa, y así se halla en el Corán, donde se anima a combatir contra los infieles si el islam resulta atacado: Combate en el camino de Dios a quienes te combaten, pero no seas el agresor. Dios no ama a los agresores. Mátalos donde los encuentres, expúlsalos de donde te expulsaron. La persecución de los creyentes es peor que el homicidio: no los combatas junto a la mezquita sagrada hasta que te hayan combatido en ella. Si te combaten, mátalos: ésa es la recompensa de los infieles. Si dejan de atacarte, Dios será indulgente, misericordioso.

La ley islámica. La Sharía constituye un sistema de deberes que son encargados a todo musulmán en virtud de su creencia religiosa, lo que Dios determina para que el hombre sea feliz en esta vida y en la próxima. Los musulmanes la prefieren sobre cualquier  otro sistema por lo siguiente: Las fuentes de donde se deriva: Aseguran que su origen es el Creador de todo, el Poderoso y Majestuoso, caracterizado como Perfecto, lejano de cualquier defecto, deseo o pasión. En cambio, el hombre es deficiente e imperfecto, ignorante acerca de lo que es mejor para él o que le perjudique. Busca el mejor estado del hombre, la purificación de su corazón, la tranquilidad de su alma, su sentimiento por actuar, da suma importancia al bien familiar, a su intelecto, honor y propiedades, el establecimiento de una buena relación entre él y su hermano, entre él y su Creador. En cambio, la ley del hombre busca regular las relaciones entre las personas pero omite ciertos aspectos morales y éticos en la vida del hombre; bajo el título de libertad cae en acciones que perjudican a su persona o a la comunidad, como el alcohol y el adulterio.  La recompensa: Para los musulmanes el legislar con ella es adoración, toma en cuenta las acciones interiores como exteriores y se recibe recompensa por ello en esta vida y en la otra. El establecimiento y la continuidad: ven la ley islámica como perpetua y permanente. En cambio, la ley del hombre es cambiante por el cambio de la sociedad, o por los intereses o deseos del hombre.  Generalización: consideran que es para todos los hombres, tiempos y lugares. Del mismo modo creen que encierra todos los aspectos políticos, económicos, militares, sociales y culturales. En cambio, la del hombre necesita constante renovación. Por todo ello, creen que la diferencia entre la sharîah y los otros sistemas o leyes de los hombres es una diferencia como el Creador y Su Creación. La ley islámica cubre todos los aspectos de la vida del musulmán.

Fuentes de la doctrina islámica. La principal fuente del islam es el Corán. En orden de importancia, sigue la Sunna o tradición (el conjunto de los hadices, que son dichos y hechos de Mahoma narrados por sus contemporáneos). La tercera fuente es el consenso de la comunidad. A diferencia del texto coránico, las colecciones de hadices no son unívocas. Se clasifican según su grado de verosimilitud. Unos son considerados exactos y genuinos; otros, "débiles" y apócrifos.

Sistema político

Algunos eruditos musulmanes dicen que una nación islámica se basa en cuatro pilares: La ley de Alá: es una legislación que caracteriza a la nación islámica y el Corán ordena que se juzgue con ella. Ciudadanía: en su origen deben ser musulmanes, pero también pueden ser no musulmanes. Territorio: es donde vive la ciudadanía y ejerce las regulaciones de la nación; los alfaquíes dividen los territorios en dos: territorio islámico y territorio no islámico. Autoridad: la autoridad en el territorio islámico después de la muerte de Mahoma es nombrada como califa, emir o imán; el Corán encomienda que se les obedezca, siempre y cuando no contradigan las leyes del islam. La autoridad político-religiosa máxima en el islam es el califa, elegido entre los creyentes. En segundo lugar se sitúan los emires o príncipes, y a continuación le siguen el jeque, el alcalde y el imán. El islam no tiene sacerdotes, sino guías religiosos llamados imanes que generalmente son nombrados por la propia comunidad.

El islam está abierto a todos sin importar la raza, edad, creencias previas o sexo. Es suficiente ser creyente en los principios fundamentales del islam. Esto se realiza atestiguando la unicidad de Dios y la aceptación de Mahoma como profeta de Dios, recitando la shahada (testificación), lo cual debe hacerse sin coacción y sinceramente estando presentes otros musulmanes.

Sistema económico y social

1. El sistema económico islámico forma parte de la religión: tiene una relación completa con la creencia y la sharia o La ley islámica. De sus creencias se deriva lo siguiente: el trabajo bien hecho es considerado como adoración, ser conscientes de que Dios ve todo lo que hacen, alejarse de lo prohibido, gastar los bienes conforme a Dios lo legisla. 2. Equilibrio en el cuidado del bienestar individual y general: se respeta el esfuerzo y trabajo individual, pero cuando hay un choque entre el bienestar general y el bienestar común y no hay forma de salir de un perjuicio, se adelanta el bien general sobre el individual, remunerando al individuo conforme a su perjuicio. 3. Equilibrio entre lo espiritual y lo mundanal: invita a que el hombre trabaje y produzca en esta vida, como también al mismo tiempo lo llama a buscar la otra vida, dice el Corán:

La sociedad en el islam. En el islam cada miembro de la sociedad tiene un conjunto de derechos y deberes. 1. Los deberes hacia Dios. 2. Los deberes del hombre con respecto a sí mismo. 3. Los derechos de los demás con él. A todo ser humano que acepta esta religión se le exige que oriente su vida de acuerdo con estas reglas.

Imanes

El islam no tiene propiamente un clero. Tampoco existe una autoridad religiosa que siente directrices aceptadas por todos o haga evolucionar la doctrina. La única fuente de verdad sigue siendo el Corán y la Sunna. Literalmente "el que está delante". Un imán es la persona que dirige la oración colectiva. Se suele pensar que los imanes son el equivalente musulmán de los curas o los rabinos. Sin embargo, no es así: el islam carece de clero, y un imán, en principio, puede ser cualquier persona que conozca bien el ritual del rezo. Sirve de guía para realizar el ritual de oración, aunque no es obligatorio seguirle. La elección de un imán recae en principio en la propia comunidad que le va a seguir, aunque con frecuencia los poderes estatales u otros intentan intervenir en el nombramiento de imanes para mantener las mezquitas bajo control, sobre todo desde que se asiste a un auge del islamismo. El sistema posee una gran descentralización, no existe ninguna instancia superior que deba ratificar la formación de una comunidad.

Escuelas y ramas del islam

En el curso de su historia el islam ha conocido numerosas corrientes doctrinales, frecuentemente vinculadas a trastornos políticos. Las dos corrientes más extendidas son el sunismo y el chiísmo. Ambas arrancan del conflicto por la sucesión de Mahoma a finales del siglo VII.  La tercera de las grandes religiones monoteístas del mundo tiene su origen en el año 610 d. C. en Arabia, según la revelación a Mahoma (o Muhammad) por parte del Arcángel Gabriel. La revelación es reproducida en versículos denominados aleyas, los cuales se reúnen en capítulos, llamados suras, los cuales, orgánicamente, conforman lo que se conoce como el texto sagrado del Corán. Muerto el profeta Mahoma en 632, sus seguidores comenzaron a cuestionar quién sería su sucesor. Ello provocó un largo conflicto y tras largas luchas fratricidas el conflicto dio origen a los dos grupos más importantes dentro del islam: los suníes y los chiíes. El tercer grupo en importancia es el de los jariyí. En el islam hay diferentes ramas o escuelas religiosas que son esencialmente similares en su creencia, pero tienen diferencias teológicas y legales importantes. Las mayores ramas del islam son los suníes (o sunitas) y los chiíes.

Suníes. Los suníes son el grupo musulmán mayoritario en la comunidad islámica mundial. Cerca del 85% de los musulmanes son suníes. Creen que Mahoma fue un profeta, un ser humano ejemplar y que deben imitar sus palabras y actos en la forma más exacta posible. El nombre Suní vino desde Sunna, colección de dichos y hechos atribuidos a Mahoma y transmitidos en forma oral. O sea que no sólo se basan en el Corán sino también en la Sunna, lo cual permite adaptar el Corán a las exigencias de la época. Las Escuelas sunís o madhabs tienen una forma tradicional de interpretar la ley islámica. Esas escuelas fueron iniciadas por eminentes estudiosos musulmanes en los primeros siglos del islam. Algunos estudiosos islámicos se plantearon preguntas que ellos consideraban que no estaban contestadas específicamente por el Corán (naturaleza de Dios, la posibilidad del libre albedrío o la existencia eterna del Corán). La mayoría de los suníes creen que no existe nadie actualmente con la estatura de los fundadores. Consideran que los estudiosos contemporáneos pueden hacer comentarios sobre las tradiciones, pero ellos no están capacitados empezar una nueva escuela.

Chiíes. Los musulmanes chiíes, la segunda rama mayor del islam. Suponen aproximadamente el 10% de los musulmanes. Su epicentro está Irán, con grandes comunidades también en Irak y Siria. Los eruditos chiíes tienen mayor autoridad que los suníes y mayor amplitud para la interpretación del Corán y de los hadices. Los imanes desempeñan un papel fundamental en la doctrina chií.  El chiísmo acepta el Corán y la Sunna, pero la Sunna chií es distinta y, sobre todo, los partidarios de esta facción (“chía” significa precisamente facción”) incorporan a su acervo la autoridad jurisprudencial de los imanes, los guías de la comunidad, en linaje que remite directamente a Mahoma. El último de los grandes imanes desapareció y se ocultó; desde aquel lejano tiempo se espera su retorno. Su lugar ha sido ocupado desde entonces por sucesivos imanes que, por así decirlo, guardan las esencias. Los suníes más radicales sostienen que esto es tanto como equiparar a los imanes con el Profeta, lo cual es blasfemia, y consideran a los chiíes como ajenos al islam verdadero. Por eso suníes y chiíes se hallan en conflicto permanente.

Jariyismo. Los jariyíes son una de las tres ramas principales del islam. Piensan que la dignidad califal emana de la comunidad, que debe elegir libremente al más digno.

Sufismo. El sufismo es una práctica que tiene seguidores entre los suníes y los chiíes. Según la mayoría de los autores suníes, es el camino de la práctica del tercer aspecto del islam, el ihsan o perfección espiritual. Su objetivo es el esfuerzo por adquirir las características del siervo o ser humano perfecto. Enfatizan varios aspectos espirituales, como el perfeccionamiento de la fe, el estado de rememoración divina continuo, la purificación del ego a través de determinadas prácticas espirituales.

Islamismo

El islamismo ("islam político") es un conjunto heterogéneo de movimientos políticos cuya ideología y programa político consiste esencialmente en la adaptación de la vida política a los mandatos religiosos del islam.  Lo que entendemos por islamismo es la pretensión, en nombre de la ortodoxia religiosa, de extender el gobierno de la ley coránica a todas las esferas de la vida (empezando por la política), lo cual, por otra parte, guarda perfecta coherencia con la letra y el espíritu del Corán. El islamismo tiene una seña de identidad clara que es la adopción de la sharía, del conjunto de normas basadas en el Corán y en las sentencias del profeta, con el objeto de mantener o forjar un orden social regido en su totalidad por el principio de "ordenar el bien y prohibir el mal" cuyo contenido marcan los textos sagrados.

Terminologia

Islam ("sumisión a Dios");

Muslim ("el que se somete a Dios" -la palabra castellana es "musulmán"-)

Umma (la comunidad de creyentes, entendida a la vez como comunidad religiosa y como comunidad política -"nación del islam"-).

Sunní / chií ("los de la sunna" -"camino derecho" o "tradición"-, sunnitas / "los chiítas son las dos principales ramas del islam, enemigas desde la batalla de Kerbala (680). Una tercera rama es la jariyí ("los que se salen")

Yihad (literalmente "esfuerzo" -del creyente contra el mal-, se entiende como "guerra santa" )

yihadismo viene de yihad, que es la palabra árabe para designar la guerra santa, es decir, la imposición del islam por la fuerza de las armas. En realidad, yihad significa propiamente “lucha” o “esfuerzo” y es una de las obligaciones capitales de cualquier musulmán. Su interpretación en términos literalmente bélicos es discutible; muchos sostienen que en realidad se trata de una “lucha espiritual” interior. Pero, en cualquier caso, es la interpretación bélica la que ha prevalecido dentro de la propia órbita cultural islámica, máxime cuando el propio Corán abunda en prescripciones de orden guerrero.

El yihadista, pues, es un islamista que opta por la lucha armada para imponer su fe. No todos los musulmanes son islamistas. No todos los islamistas son yihadistas. Pero es un hecho que los yihadistas se han convertido, a ojos de muchos musulmanes, en la auténtica vanguardia del islam.

muyahidin (combatiente islámico, el que hace la yihad).

Salaf ("ancestros", "predecesores"- o Salaf as-Salih -"píos predecesores"-, salafi ("salafista", el que pretende seguir la vía de los salaf, sea en la interpretación de los textos sagrados o en sus costumbres). El pueblo musulmán es sólo uno –la umma, la comunidad de los creyentes-, su forma natural de organizarse es la sharia –la ley islámica-, la decadencia del islam en el mundo moderno no tiene otra alternativa que el retorno a la pureza originaria –salafismo- y para llegar a tal fin es imprescindible hacer la yihad –entendida como guerra santa- contra Occidente, que es el enemigo principal.

Estado Islámico aspira a la creación de un espacio político concreto, material. La capital del estado Islámico es Raqqa, en el norte de Siria: la misma ciudad en la que comenzó, en el año 657, la división del islam en varias sectas.

Elaboración propia, a partir de materiales diversos