titol

Abocados a comunicar e interpretar (y II)

Anterior

El mundo humano no es un mundo de hechos brutos; es siempre un mundo mental, es decir, interpretado, lleno de significados, filtrado y teñido por nuestras creencias, valores, deseos, estados de ánimo, buenas o malas digestiones, etc.

5. Atribución de significados y comunicación

Todo «significado» que el individuo saca de la realidad en la que vive se transforma en parte del patrimonio de conocimientos que posee. No existe «la» realidad; es decir, un modo único y uniforme de entender el mundo y los acontecimientos que suceden en el mismo. Por el contrario, cada individuo da «una» explicación «posible» y atribuye un significado particular y personal a la realidad y al mundo, y en tal sentido todo individuo descodificación e interpreta la realidad a su manera. El significado que cada uno atribuye a la realidad representa el «mensaje» que de tal realidad recibe, el mensaje que construye de esta realidad; esa información es utilizada lueego para reaccionar ante esa misma realidad, y en tal sentido el significado atribuido a la realidad forma parte del proceso de comunicación.

La comunicación, en efecto, es este continuo intercambio de informaciones con el ambiente y con las personas, informaciones que pueden ser consideradas como el significado que todo individuo atribuye a cada uno de los aspectos de la realidad y del comportamiento de los demás individuos.

Para sintetizar, se puede, pues, afirmar que el individuo vive la realidad de modo personalizado, atribuyendo particulares significados a aquello que en la misma sucede; estos significados deben ser considerados como informaciones que el individuo saca del ambiente, y en tal sentido representan las unidades de base de la comunicación. La coacción para atribuir significados representa así la garantía que todo individuo, si bien en los modos y maneras más distintas, vive en una situación de constante comunicación con el propio ambiente y con las personas que lo pueblan.

6. Coacción a comunicar

Como se puede afirmar tranquilamente que el individuo no puede dejar de comer, de igual modo se puede afirmar que el individuo, en realidad, no puede no tener intercambios con el ambiente y con las personas. La comunicación representa, en una acepción muy amplia del término, todo aquello que el individuo percibe y vive de modo personalizado durante tales intercambios. Es comunicación todo aquello que el individuo percibe, vive y experimenta durante las relaciones que establece o mantiene con los demás individuos.

En tal óptica asumen un significado particular todos los comportamientos que uno, dos o más individuos adoptan durante las relaciones interpersonales, ya que tales comportamientos reciben irremediablemente una interpretación por parte de los demás, llegando a ser de este modo «significativos». Conviene reflexionar, en este punto, sobre qué ha de entenderse por la palabra «comportamiento».

7. Comportamiento y comunicación

Todo aquello que hace el individuo, toda acción que realiza, recibe el nombre de «comportamiento». El estarse quieto, el comer, el dormir, el hablar, el besar, el hacer el amor, el conducir el automóvil, etc., son comportamientos. Nos podemos dar cuenta fácilmente de que en cada instante y en cada situación el individuo adopta comportamientos; nos podemos dar cuenta asimismo de que no es imaginable un individuo que no muestre, aunque sólo sea durante un momento, un determinado comportamiento. Es imposible no mostrar un comportamiento; o sea, no existe una situación de «no comportamiento», la vida entera de todo individuo es comportamiento, en cada instante y en cada ambiente.

En el curso de las relaciones interpersonales, cada cosa que hace un individuo es descodificada, interpretada, cargada de significado, por los demás. Todo comportamiento asume un significado a los ojos de los demás. Aplicando el concepto según el cual todo comportamiento asume un significado, y que es en consecuencia comunicativo, y el concepto según el cual es imposible no tener un comportamiento, se llega a la conclusión de que en realidad es imposible no comunicar durante las relaciones interpersonales.

8. Relación interpersonal y comunicación

Por «relación interpersonal» se entiende toda situación en que dos individuos se relacionan entre sí; la relación, a su vez, puede establecerse de los modos más diversos y ser «directa» e intencional o «indirecta» y no intencional. Para que haya comunicación, lo realmente esencial, es que dos individuos establezcan relación, contacto, y que tal contacto sea directo e intencional o indirecto y no intencional.

La presencia de dos individuos, y más aún si lo hacen de modo consciente, determina por necesidad la presencia entre ellos de intercambios comunicativo. También la situación de dos personas que están en silencio en una sala de espera es una forma de comunicación ya que cada uno de los dos da una interpretación particular al silencio del otro y en consecuencia saca del comportamiento del otro un mensaje. La única condición indispensable para que haya comunicación es, pues, la presencia de al menos dos individuos en un determinado contexto; es decir, la presencia de un tipo cualquiera de relación.

9. Significado general de la comunicación

El significado general de la comunicación, en el contexto de la relación interpersonal, consiste en representar la función mediante la cual los individuos interpretan los comportamientos de los demás individuos, y al mismo tiempo es el medio de que cada individuo se sirve para transmitir a las demás informaciones de todo tipo. La comunicación es, pues, tanto «recepción» como «emisión» de informaciones, y mediante ella el individuo tiene la posibilidad tanto de comprender a los demás como de actuar sobre ellos.

10. Funciones particulares de la comunicación

La comunicación hace posible a los individuos emitir y recibir innumerables cantidades de informaciones, inherentes a los argumentos más disparatados, y hacer de ellos después los usos más variados. Aunque la comunicación y cada acto comunicativo debe ser considerado una totalidad, resulta cómodo y útil diferenciar las funciones particulares más importantes que desempeña la comunicación.

a) Función referencial La comunicación desempeña, entre otras, la función de transmitir informaciones inherentes a los objetos y eventos de la realidad. Mediante ella es posible, por ejemplo, afirmar que la tierra es redonda o que los libros están formados por hojas, o que hoy ha llovido, o que América fue descubierta en 1492 por Cristóbal Colón. Mediante la comunicación es posible hablar de un «referente»; es decir, de algo que existe, ha existido o existirá en la realidad, sin que esté presente en ese mismo momento. En esta acepción, la comunicación representa una abstracción de la realidad, en el sentido de que una palabra (por ejemplo: casa, cigarrillo, o Napoleón, etc.) encierra en sí algo que puede también no existir en el momento y lugar en que es nombrado, pero que existe o ha existido en un lugar o tiempo particulares, en la realidad material o inmaterial.

b) Función de autopresentación. Mediante la comunicación el individuo habla de sí a los demás, presentándose de una manera particular. En las relaciones interpersonales el individuo «es» aquello que se comunica a los demás. Cada persona tiene la posibilidad de utilizar la comunicación para presentarse de un modo particular a los demás; los demás, a su vez, comprenden quién es el individuo en base a aquello que afirma, los comportamientos que adopta, las modalidades de comunicación de que se sirve en el curso de las relaciones y también fuera de ellas.

c) Función de heteropresentación. Cada individuo en la comunicación habla de los demás, los define. Esto puede hacerse directa y conscientemente, pero también indirecta, inconsciente y no intencionalmente: el primer caso, por ejemplo, es el de dos individuos que discuten y se dicen cada uno lo que piensa del otro; el segundo caso puede ser el de la puesta en acto por parte de un individuo de comportamientos no intencionales, ni conscientemente finalizados, a través de los cuales otro individuo comprende cuál es el tipo de consideración que el primero le reserva (por ejemplo: el primer individuo se olvida de una cita con el segundo; el segundo deduce de ello una falta de interés; el primer individuo ha comunicado, por tanto, un mensaje del tipo; «Tú no me interesas»).

d) Función de metacomunicación. Por «metacomunicación» se entiende cualquier expresión verbal o no verbal inherente a la comunicación. En otras palabras, es metacomunicación todo mensaje que tiende a influir sobre el proceso comunicativo mismo y sobre el comportamiento de los demás individuos. Tómese como ejemplo la frase siguiente: «Presta mucha atención a lo que te estoy diciendo, porque es muy importante: “Me han dicho que Pablo ha ido donde Carlos para arreglar aquella cuestión”». La frase: «Lo que te estoy diciendo es muy importante» es una metacomunicación, dado que afirma algo que es inherente a la comunicación que seguirá; también la frase «presta mucha atención a lo que te digo» es una metacomunicación, porque tiende directamente a influir sobre el comportamiento del oyente. Ha de entenderse además como metacomunicación todo mensaje, verbal o no verbal, destinado a regular la comunicación; por ejemplo: un gesto de la mano que indica «cállate», o bien «ahora puedes hablar tú»; o bien, frases del tipo «espera un momento para hablar, déjame acabar», etc.

Síntesis del primer capítulo

Todo individuo vive en una situación de continuo intercambio con el ambiente; en el curso del propio desarrollo, cada individuo aprende a atribuir significados a toda la realidad y a todos los intercambios que efectúa con el ambiente. El atribuir significados no es tanto una actitud como una verdadera coacción, una obligación inconsciente, siempre presente en cada individuo. En el curso de las relaciones interpersonales, que representan los más significativos y frecuentes momentos de intercambio que el individuo mantiene con el propio ambiente, cada persona adopta particulares comportamientos, los cuales son interpretados irremediablemente por los demás individuos, convirtiéndose de este modo en significativos y por ende comunicativos. El proceso mediante el cual el individuo atribuye significado a los acontecimientos y a los comportamientos de los demás es mediado por las reglas, los usos y los códigos presentes en la cultura a la que pertenece el individuo. Si se tiene presente que todo comportamiento posee un significado y que por ende es comunicativo, y que es imposible no adoptar un comportamiento en toda ocasión, se sigue que en el curso de cada relación es imposible no comunicar; que la única condición realmente indispensable para la existencia de los procesos comunicativos está representada por la presencia de al menos dos individuos en un particular contexto. Las funciones más importantes que la comunicación desempeña son la referencial, la de auto y heteropresentación y la de metacomunicación.

Fuente: MAMBRIANI, S: La comunicación en las relaciones de Ayuda.

Ver la sección: COMUNICACIÓ I MITJANS DE COMUNICACIÓ

Són temps per a «construir» junts...
Tu també tens la teva tasca...

Si comparteixes els valors que aquí defenem...
Difon aquest lloc !!!
Contribuiràs a divulgar-los...

Son tiempos para «construir» juntos...
Tú también tienes tu tarea...

Si compartes los valores que aquí defendemos...
Difunde este sitio !!!
Contribuirás a divulgarlos...